Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía británica entrenará águilas para derribar drones

Concurso anual de caza en KazajistánREUTERS

Donde se hizo la ley, se hizo la trampa. Aunque la Policía Metropolitana de Londres ha aprendido a sacarle buen provecho a los drones para mantener la seguridad, también lo han hecho aquellas personas que trafican ilegalmente con ciertos productos. Esto es lo que ha llevado a las autoridades a plantearse formas de parar los pies a este tipo de delincuencia que han facilitado los drones. Por el momento, la más efectiva parece ser el entrenamiento de águilas.

La policía pretende que, entrenando águilas, se pueda combatir esta forma novedosa de tráfico ilegal de drogas. Esta técnica, sin embargo, no es nueva ya que la policía holandesa ya la había puesto en marcha con anterioridad. Según publicó el diario Telegraph, allí ya se está entrenando a estos animales para que reconozcan los drones y sean capaces de atraparlos en el aire y llevarlos a la zona donde esté la policía. 
Además, se han preparado una especie de armadura para que el animal esté a salvo de los posibles cortes que le pudieran hacer las aspas del dron al cogerlo.
¿Es legal volar un dron?
Y es que, no siempre es legal volar un dron. En España, en julio de 2015 se aprobó una regulación provisional para este tipo de aparatos, y se está trabajando en una ley definitiva.
En esta regulación se diferencian dos tipos de drones: aquellos que pesan menos de 2 kilos y los que pesan de 2 kilos hasta 25. Son únicamente los segundos, los de mayor embergadura, los que tienen que estar registrados como aeronaves y dependen, por tanto, de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), que no les permite volar sobre núcleos urbanos o lugares donde se concentre mucha gente.
Además, si una empresa obtiene un dron de un peso mayor a 2 kilos para realizar su trabajo deberá, antes que nada, asegurarse de que la persona que lo vaya a manejar tenga un carnet de manejo de drones. Sin embargo, el Estado aún no ha creado academias oficiales para este fin, así que se debe obtener de una forma alternativa algún tipo de documentación que acredite que esa persona controla este tipo de instrumentos. Por ejemplo, los pilotos de avión o de cualquier otro tipo de aeronave tienen vía libre para poder pilotar un dron.