Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carmena devuelve los alquileres sociales a más de 200 vecinos

Manuela CarmenaEFE

Unos 220 vecinos agrupados en la plataforma 'Yo no me voy', residentes en cinco bloques de viviendas de la EMVS, han conseguido evitar el desahucio y recuperar los contratos sociales en las viviendas que iban a ser vendidas a un fondo buitre. El cambio de políticas del Ayuntamiento de Madrid, encabezado por la alcaldesa Manuela Carmena, ha frenado la venta de inmuebles destinadas a alquileres sociales, salvando a más de los 2.000 titulares de contratos de este tipo.

Lo ha anunciado este martes la alcaldesa, Manuela Carmena, en una rueda de prensa urgente convocada con vecinos de la plataforma, residentes en viviendas de protección de la calle Embajadores, 46; San Cayetano 8 y 10; Carrera de San Francisco, 16 y Madera 24 y 26.
Carmena ha transmitido tranquilidad a los titulares de los 2.086 contratos restantes afectados por la intención de la anterior Corporación de vender sus viviendas públicas, por las que pagan un alquiler social, a 'fondos buitre'.
"Hay muchos vecinos desorientados", ha lamentado la primera edil, después de asegurarles que "sus pisos no se van a vender".
Los "más de 70 desahucios" previstos contra algunos de los hoy presentes tienen como resultado en este momento que "hayan recuperado sus viviendas" ya que "el Ayuntamiento va a desistir de todos esos lanzamientos". Lo hacen porque "el derecho a la vivienda es un pilar fundamental en la vida de las personas".
La alcaldesa asegura que no perderán sus viviendas
Manuela Carmena ha detallado que el Ayuntamiento está "localizando" a los vecinos que ahora mismo están "desorientados" pensando que no continuarán sus contratos sociales y que sus pisos se van a vender. Les explicarán que el contrato que en muchos casos firmaron en los años 80 "es válido y no perderán sus viviendas".
La regidora no ha obviado la "inmensa angustia" por la que han pasado estos inquilinos tras encontrarse que tenían que abanadonar una casa en la que habían vivido más de 20 años.
"Se nos ponen los pelos como escarpias al ver la agilidad de los nuevos mandatarios", ha confesado el presidente de 'Yo no me voy', Alberto Romeral, que ha agradecido el trato recibido tanto por la alcaldesa como por los nuevos directivos de la EMVS, en contraposición con el recibido por la anterior Corporación. "En dos años y ocho meses (la exalcaldesa) Ana Botella no fue capaz de recibirnos ni una vez, nos ignoró totalmente y la EMVS algo parecido", ha descrito.
LOS "SEÑORES FEUDALES" DE LA ANTERIOR CORPORACIÓN
Les hacían sentir "incómodos", ha apuntado, por lo que no querían "saber nada" de su problemática. "Malas caras", "malos modos" y "acoso" han sido algunas de las palabras que ha utilizado Romeral, que no ha dudado en calificar a los anteriores responsables municipales de "señores feudales" al considerar que el patrimonio público era suyo y que podían hacer con él lo que quisieran, como "venderlo a un fondo buitre".
El abogado de la plataforma, Endika Zuloeta, ha explicado que el Ayuntamiento, desde los años 80, renovaba los contratos sociales cada dos años de manera automática si se cumplían dos requisitos, no superar una determinada renta y no tener otro bien inmueble en Madrid.
En 2012, sin embargo, "decidieron que esos contratos estaban terminados y les hostigaron para vender sus inmuebles". Ahí es donde entra en escena la empresa Renta Corporación, que pretendía comprar esos cinco primeros bloques por 12 millones para después venderlos a otra sociedad.
"Los vecinos pueden estar tranquilos en sus inmuebles", ha asegurado el abogado. Zuloeta ha puesto el acento en que parezca "casi una revolución" que una Administración pública "cumpla lo que dice la Constitución, que todos los españoles tienen derecho a una vivienda digna".