Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los peligros de la pirotecnia

Un cohete similar a éste fue el que causó el incendio de Pasajes. Se utiliza en el mar, y de hecho su venta y uso está restringido a patrones de embarcaciones y armadores de buques. Además, la normativa obliga a reciclar las bengalas a los tres o cuatro años, pero muchos no lo hacen. Y si, mal usado hasta el petardo más débil puede ser un peligro. La normativa establece que con 12 años los niños sólo pueden comprar y tirar bombetas, que apenas llevan pólvora. A los 16 los menores pueden adquirir petardos y el resto de efectos pirotécnicos exigen la mayoría de edad. Es peligroso también pasarse de pólvora o arrojarlo por la ventana porque ayer un petardo lanzado desde el aire quemó un coche.