Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado de emergencia en el Pirineo catalán

Las precipitaciones que azotan la Val d'Aran y las comarcas del norte de Lleida ha obligado a evacuar a más 500 personas que han tenido que dormir fuera de casa, debido a las inundaciones. El estado de Emergencia se mantiene en las zonas afectadas por lo que las autoridades han aconsejado a los residentes que no regresen a sus casas.  A pesar del caos por los daños provocados por el desbordamiento de los ríos Garona y Noguera Pallaresa no hay muertos ni desaparecidos.

En la Val d'Aran unas 500 personas fueron evacuados en Vielha,  Arties, Les, Salardú y Bossòst,  en el Pallars, en Llavorsí, en un camping de Espot, en Mola de Tírvia y seis están incomunicados en Aidí.
Los evacuados de Vielha han sido realojados en casa de amigos o familiares y en los hoteles de Canejan y Urogallo, y los 200 evacuados del resto de municipios han sido reubicados en la iglesia de Arties, el polideportivo de Salardú y el hotel Edelweis de Arties, principalmente vecinos de las zonas cercanas a los cauces de los ríos y en zonas amenazas por la crecida del río.
2.000 vecinos recuperan la luz
La compañía Endesa ha restablecido hacia las 20.00 horas de este martes el servicio eléctrico a 2.000 clientes de la comarca leridana de la Vall d'Aran afectados por los daños provocados por el desbordamiento de los ríos Garona y Noguera Pallaresa.
Según ha informado Endesa en un comunicado, la compañía ha desplegado su Plan Operativo de Emergencias y ha destinado dos helicópteros, seis grupos electrógenos y decenas de efectivos técnicos para atender las incidencias registradas en la zona, que han llegado a afectar a 4.000 vecinos que se habían quedado sin luz.
Los equipos aéreos han desplazado las brigadas y el material para restablecer el suministro, puesto que muchos accesos por carretera han quedado imposibilitados y se ha convertido en la única opción viable para reponer el servicio.
Sin desaparecidos ni heridos
El conseller, que prevé visitar este miércoles la zona afectada, ha confirmado que no tienen constancia de desaparecidos ni de que el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) haya atendido a ningún herido durante este episodio.
Las intensas lluvias han derrumbado una casa en Arties, una en Salardú y otras dos en Casarill, dos muros de contención en Arties y un puente de Salardú, y en el Pallars, se han inundado los bajos de dos casas y de un hotel, según los últimos datos de Interior.
En Pont d'Arròs el agua ha descalzado un depósito de gas licuado que estaba soterrado y lo ha arrancado aguas abajo del río Garona hasta que se ha quedado atrapado bajo un puente, aunque no ha perdido la carga de combustible, unos 4.000 litros.
Las carreteras que continúan cortadas son la N-230 desde Vielha a la frontera francesa (los vehículos pesados son desviados a un aparcamiento en la boca sur del túnel de Vielha), la N-141 de Bossòst a la frontera francesa, la C-28 de Garòs a Gessa, y la C-147 de Esterri d'Àneu a Alós d'Isil.
A partir de este miércoles el servicio de carreteras de la Generalitat empezará a revisar las infraestructuras y las carreteras para evaluar los daños.
La lluvia deja sin luz a 3.400 personas y obliga a evacuar a 200 en Valle de Arán
Previsión
El conseller ha indicado que prevén que de cara a este miércoles amaine la situación, aunque ha advertido que deben ser "tremendamente prudentes" porque pueden haber zonas donde llueva por segunda vez y se complique la situación.
La tarde de este martes ha llovido entre 6 y 10 litros por metro cuadrado, y por lo tanto desde el inicio del episodio se han acumulado 116 litros por metro cuadrado en Vielha y 102 en el Port de la Bonaigua.
Consejos
Espadaler ha reiterado que aconsejan a los vecinos de las zonas afectadas que limiten los desplazamientos a los estrictamente necesarios y a mantener la suspensión del transporte escolar por el estado de las carreteras.
Además, ha insistido en la necesidad de "no abusar de la telefonía móvil porque siguen habiendo dificultades de acceso de determinados repetidores" y la red es todavía frágil.
En la zona se han desplegado unos 80 efectivos con 36 vehículos de los Mossos d'Esquadra, 65 efectivos de los Bomberos de la Generalitat con 22 vehículos terrestres y un helicóptero, una treintena de efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) con 11 ambulancias y un helicóptero y la Cruz Roja ha montado un dispositivo en el polideportivo de Esterri d'Àneu con camas y kits de comida.
Han activado sus planes de emergencia municipales Naut Aran, Rialp, La Baronia de Rialp, Camarasa, Tremp, Llavorsí, Les, Espot, Sort, La Pobla de Segur, Conca de Dalt, Torre de Capdella, Alòs de Balaguer, Foradada, Térmens, Vallfogona de Balaguer, Menàrguens y Ponts.Permanece activa la
La ausencia de lluvias mejora la alerta por desbordamiento en Aragón
Los agentes implicados en el Plan de Emergencias de Aragón han informado de que La alerta por el desbordamiento del río Ésera a consecuencia de las fuertes lluvias caídas durante las últimas horas en el entorno de Benasque permanecía activa la noche de este martes aunque la ausencia de lluvias durante la tarde y el consecuente descenso del caudal del río han hecho que mejore la situación en la comarca de La Ribagorza.
Durante la media tarde, las lluvias han remitido en buena parte de la comarca de La Ribagorza y los caudales del Ésera también han comenzado a remitir. No obstante, desde Protección Civil se ha hecho un llamamiento a la población a mantener las medidas de precaución aconsejables en este tipo de situaciones.
A la hora indicada, la gran mayoría de los 200 vecinos de Benasque desalojados por el desbordamiento del río Ésera van a pasar la noche en casas de familiares y amigos, mientras que otros 40 han adelantado que pernoctarán en la Escuela de Alta Montaña de la localidad. De este modo, ninguno de los afectados hará uso del Pabellón Municipal durante la noche.
Las personas que se encontraban realizando acampada libre entre Benasque y Llanos del Hospital han sido ya evacuadas, mientras que los ocupantes del Camping Alto Ésera, desalojado este mañana, han sido trasladados al Centro Cultural del municipio o han regresado a sus hogares.
Asimismo, en Castejón de Sos también han sido desalojados un colegio y la gasolinera por su proximidad al río. Igualmente, se ha desalojado el refugio de Pineta y varias casas próximas a la ribera del Ésera en Eriste.
En cuanto a las infraestructuras, los accesos al municipio de Benasque permanecían cortados aunque, con el paulatino descenso de los caudales, se espera que puedan quedar abiertos en parte durante la jornada de este jueves. Igualmente está cortada la carretera Nacional 260 a su paso por Campo y la CV-917 entre Salvatierra de Esca y Lorbes.
El Puesto de Mando Avanzado del 112 está operativo en la localidad de Castejón de Sos. En Castejón y Benasque, además, están trabajando Bomberos, Guardia Civil, voluntarios de Protección Civil y una sección de la Unidad Militar de Emergencias compuesta por 70 personas con el apoyo de un helicóptero estacionado en Graus, vehículos ligeros y pesados además de dos embarcaciones.
La Dirección General de Interior del Gobierno de Aragón ha activado la alerta amarilla por lluvias ante la previsión de lluvias de 60 litros por metro cuadrado en doce horas en el centro de Huesca hasta las 11.00 horas de este jueves. Además podrían recogerse hasta 40 litros por metro cuadrado en 12 horas en la Ibérica zaragozana y en Cinco Villas.