Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una de cada tres personas en el mundo vive en un país sin libertad religiosa, según un informe

Una de cada tres personas en el mundo vive en un país sin libertad religiosa y 38 países sufren persecución o discriminación, según revela el Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2016 elaborado por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), que pide la protección de este derecho.
El estudio analiza la situación de la libertad religiosa en los 196 países que hay en el mundo y constata que durante el periodo analizado, desde junio de 2014 al mismo mes de 2016, el 20% de los países han sufrido "graves ataques" a la libertad religiosa.
En concreto, pone de manifiesto que 38 países padecen estas violaciones, de los cuales 23 sufren persecuciones, es decir que "existe una campaña activa para exterminar, expulsar o someter a un determinado grupo religioso", y 15 sufren discriminación, como consecuencia de leyes que marginan a los fieles de una religión.
En el primer grupo de países en los cuales los habitantes son perseguidos por seguir una confesión se encuentran, entre otros: Afganistán, Arabia Saudí, Corea del Norte, China, Irak, Kenia, Libia, Nigeria, Siria y Somalia. Mientras, entre los que sufren discriminación se encuentran: Argelia, Egipto, Irán, Kazajastán, Maldivas, Qatar, Turquía, Ucrania o Vietnam.
En cualquier caso, de los datos se desprende que en la mitad de estos 38 países la situación se ha mantenido estable en los últimos dos años y en un 8% incluso ha mejorado. En cuanto a los responsables de la persecución, el informe señala que los gobiernos no son los principales responsables sino los agentes no estatales como organizaciones terroristas o fundamentalistas.
Precisamente, el informe denuncia que uno de cada cinco países en el mundo ha sufrido ataques islamistas radicales y califica como "genocidio" las matanzas llevadas a cabo por el DAESH en Siria e Irak. "Desde 2014 estamos asistiendo a un nuevo fenómeno de violencia sin precedentes calificado como hiperextremismo islamista", advierten los autores del estudio.
En Occidente, según añaden, este "hiperextremismo" corre el riesgo de desestabilizar el tejido social, pues en algunos países que han sufrido ataques de fanáticos y que están recibiendo a un gran número de refugiados de otro credo, surgen "grupos de derechas y populistas" así como "discriminación y violencia" e incluso "deterioro de la convivencia en los colegios públicos".
Asimismo, AIN precisa que el cristianismo es la religión más perseguida del mundo y que 334 millones de cristianos viven actualmente en países de persecución y otros 60 millones en países con discriminación.
4 HORAS DE LUZ AL DÍA
Durante la presentación del informe, que ha tenido lugar este martes 15 de noviembre en la sede de AIN España, ha intervenido el arzobispo grecocatólico melquita de Homs, Hama y Yabrud, monseñor Jean Abdo Arbach, uno de los principales actores de la atención a desplazados y víctimas de la guerra civil en Siria, que a través de la ayuda de AIN ha coordinado proyectos de emergencia de alimentos, ropa y medicamentos para familias desplazadas, la reconstrucción de casas o la rehabilitación de templos.
Monseñor Abdo ha indicado que tras la liberación de Homs la vida es más tranquila, muchas familias han podido volver a sus casas, han empezado a limpiar los escombros y ha vuelto el agua y la luz al menos 4 horas al día. No obstante, ha precisado que aún hay un barrio cercano en manos de los rebeldes y la gente sigue con miedo de que en cualquier momento estalle un coche bomba.
Mientras, sobre Alepo, ha indicado que la situación es muy difícil, de "oscuridad total". Lo que sí saben es que de los 200.000 cristianos que vivían allí, actualmente solo quedan unos 30.000. "Necesitamos muchas oraciones y, como dijo el Papa, la guerra debe parar sí o sí", ha remarcado.
LA BANDERA DEL ANTICLERICALISMO
Por otro lado, en cuanto a la libertad religiosa en España, el director de AIN España, Javier Menéndez Ros, ha indicado que existe protección legal a este derecho pero ha mostrado su preocupación porque se producen "cada vez más ataques" a la Iglesia, al clero, a los símbolos religiosos o a la posibilidad de que se enseñe Religión en la escuela.
"Cuando algunos políticos toman como bandera el anticlericalismo, el relativismo, es mucho más peligroso, y estén en la oposición o en el Gobierno, van a seguir enarbolando esos eslóganes que muchas veces son los que llevan a esos ataques directos por parte de sus seguidores", ha advertido Menéndez Ros.