Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 200 personas guardan tres minutos de silencio en Las Rozas (Madrid) en memoria de Ignacio Echeverría

Más de 200 personas han acudido a la convocatoria del Ayuntamiento de Las Rozas (Madrid) para guardar tres minutos de silencio en memoria de Ignacio Echeverría, vecino de la localidad, que murió en los atentados de Londres al intentar defender a una mujer.
En el acto han estado presentes los concejales de toda la Corporación Municipal, además de trabajadores del Ayuntamiento y vecinos de la localidad.
En declaraciones a Europa Press, el alcalde, José de la Uz, ha indicado que el Ayuntamiento rinde homenaje a Echeverría de quien "todo el pueblo de Las Rozas se siente orgulloso". "Ha tenido un acto heroico y es un ejemplo para toda la sociedad por su comportamiento", ha añadido.
El primer edil ha recordado que en el próximo Pleno le van a otorgar la Medalla de Honor de la Ciudad, que es el "máximo reconocimiento" municipal y que se concede por primera vez. Además, ha anunciado que se creará un espacio verde en la localidad en el que, entre otras actividades, haya una pista de skate.
Finalmente, ha señalado que el Ayuntamiento ha abierto un libro de condolencias en la Sala de Banderas de la Casa Consistorial. "Esa rabia contenida y esa pena ha aflorado a través de los mensajes y correos electrónicos que se han recibido en el Ayuntamiento, y que esta mañana superaban los 17.000 mensajes, pidiendo un reconocimiento y un homenaje a Ignacio Echevería", ha resaltado el alcalde.
Por su parte, el sacerdote de la Parroquia de San Miguel, Daniel Sevillano, que ha acudido al acto, ha recordado a Echeverría, a quien conocía personalmente "desde hace años" y del que ha dicho que era una persona "asidua" a la parroquia y que acudía "habitualmente" a misa los domingos.
Así, ha señalado que hasta que se marchó a Londres a trabajar pertenecía a un grupo de acción católica de adultos y que la última vez que le vio le comentó que se había ido a la capital británica porque "aquí no tenía trabajo" y que estaba "contento e ilusionado".
De este modo, el sacerdote ha destacado que Echeverría era una persona "muy normal", "tímida", "buena" y "profundamente cristiana". En este sentido, ha destacado su "generosidad" y su "profunda espiritualidad".