Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi 90.000 personas piden al Gobierno la jubilación anticipada para los padres de hijos con gran discapacidad

Una madre ha logrado casi 90.000 firmas de apoyo para pedir al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que permita la jubilación anticipada de los padres o tutores de niños y jóvenes con gran discapacidad, que, además de trabajar fuera de casa, son sus cuidadores.
"Para que las personas como yo podamos dedicarnos 100% a nuestros hijos cuando la edad empiece a pasarnos factura, le estoy pidiendo al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que los padres que hayamos cotizado al menos 25 años y que a la vez hayamos sido cuidadores de hijos con gran discapacidad durante más de 15 años seguidos, podamos jubilarnos a los 60 y con el 100% de nuestra pensión, al igual que se aplica esos coeficientes reductores a los mineros, los toreros, los bomberos o los funcionarios", señala Mabel, que tiene un hijo con un 97% de discapacidad, en la plataforma Change.org.
Según explica, su hijo Julio tiene 16 años, pero su desarrollo cerebral es equiparable al de un bebé de tres meses: No mastica, no habla, apenas puede caminar, se tropieza, no tiene sensación de peligro y padece una epilepsia fruto de su síndrome stxbp1, una enfermedad "tan rara" que se la diagnosticaron hace tan solo dos años.
"Julio es un niño dulce y adorable, pero cuidarle es muy duro. Requiere mucho desgaste económico, físico y psíquico", señala Mabel que tiene tres hijos más, trabaja un empleo por cuenta ajena ocho horas al día, y, cuando llega a casa comienza su "segunda jornada laboral".
Según cuenta, su hijo requiere cuidados las 24 horas del día, desde el cambio de pañales hasta darle de comer, ducharle, hacer con él ejercicios de rehabilitación o moverle de un sitio a otro. "Cuando es pequeño tú estás más ágil físicamente, pero según pasan los años él pesa más y tú puedes menos. Mi hijo crece y yo envejezco (...) Por el bien de su salud, sus padres debemos cuidar la nuestra", apostilla.
Por todo ello, Mabel pide al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que las personas como ella, después de haber cotizado al menos 25 años y a la vez hayan sido cuidadores de hijos con gran discapacidad durante más de 15 años seguidos, puedan jubilarse a los 60 y con el 100% de la pensión.
"Económicamente es factible. No somos tantas las personas que nos encontramos en esta situación. En la mayoría de las familias uno de los padres deja de trabajar para cuidar de su hijo las 24 horas del día. Somos muy pocos los que tomamos la decisión de compatibilizar la jornada laboral con el cuidado de nuestros hijos con discapacidad. Muy pocos y muy invisibles", concluye.