Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿De qué color es tu personalidad?

Código de colores de Taylor Hartmantelecinco.es

Taylor Hartman, doctor en filosofía, tiene una teoría sobre los tipos de personalidad. Consiste en asociar las personalidades a cuatro colores: rojas, azules, blancas y amarillas. Cada color está asociado con un grupo de características con las que Hartman dice que cada persona nace.

Para saber a cuál responde tu personalidad, hay que realizar un test online (www.colorcode.com) donde se responden 45 preguntas. Pero ¡cuidado! Hay que contestar como si fueras un niño.
Aunque todas las personas tienen porcentajes de todos los colores en su personalidad, según Hartman, hay uno que determina primaria y secundaria.
Hartman explica en detalle cada tipo de personalidad y el comportamiento asociado con ellas. También va más allá y sugiere cómo cada tipo puede interaccionar con los otros y da consejos sobre qué hacer y qué no con ciertos tipos de personalidades, informa ehowenespanol.com.
Dentro de las agrupaciones de personalidades por colores, son los azules los que llevan la delantera, correspondiendo al 35% de la población. Un cuarto de las personas son rojas, y amarillos y blancos tienen cada uno un 20%.
Por colores, estas son las características de las personalidades:
- Rojos: Los rojos quieren que las cosas se hagan. Aman el poder y están orientados hacia la lógica. Buscan la forma más rápida desde el punto A hasta el punto B y lo hacen. Son competitivos y pueden ser críticos con los otros. No dejan que los sentimientos o emociones se metan en su camino. Son los miembros más productivos de la sociedad. Son excelentes comunicadores y líderes naturales. Son buenos para establecer metas y cumplirlas. Pueden ser insensibles y egoístas. También pueden ser calculadores, manipuladores y siempre deben tener la razón.
-  Azules: Son las personas en la sociedad que "hacen bien", según Hartman. Son emocionales, genuinos y honestos en su vida diaria. Los azules son perfeccionistas y se rigen por un código moral fuerte. Piden mucho de sí mismos y de las personas a su alrededor. Son fuertemente leales. Usualmente tienen pequeños grupos de amigos realmente cercanos y esa amistad dura toda la vida. Los azules son confiables, dependientes y valoran ser apreciados.El perfeccionismo de los azules puede meterse en su camino algunas veces. Sus altas demandas algunas veces son poco realistas y molestas para las personalidades de otros tipos. Los azules se preocupan constantemente. También pueden ser resentidos y rencorosos.
- Blancos: Son los pacificadores de la sociedad. Se alejan de los conflictos e intentan mantener todo en sus vidas en equilibrio. Son sinceros y pacíficos. Son pacientes con ellos mismos y con otros y disfrutan las cosas simples de la vida. Los blancos son complacientes y excelentes negociadores. Pueden ser indecisos y pueden parecer aburridos para las personalidades de otros colores. Tienen un enfoque pasivo sobre la vida y pueden ser manipulados fácilmente. También pueden ser perezosos y poco dispuestos a asumir la responsabilidad por ellos mismos.
- Amarillos: Son los amantes de la diversión. Ven lo bueno en todo y siempre tienen una actitud positiva. Están dispuestos a cualquier evento social y necesitan estar alrededor de la gente. Quieren ser el centro de atención. Prefieren posponer el trabajo por una actividad divertida. Son optimistas. Les encanta ofrecerse voluntarios para las nuevas oportunidades y ven la vida como algo que debe ser disfrutado y no algo por lo que hay que preocuparse. Son flexibles, agradables y conocen y se conectan con las personas fácilmente. Pueden ser vistos como odiosos, groseros e irresponsables. Sin embargo, son envidiados por las otras personalidades por su espíritu despreocupado. Algunas veces son indisciplinados y a menudo hablan antes de pensar. Sólo pueden manejar el estrés por un corto periodo de tiempo.
Los resultados que entrega el test de Hartman no tienen una base científica clara, pero si guían a que las propias personas puedan reconocer sus fortalezas, debilidades y aquello que deben trabajar.