Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un perro salva a los invitados de una boda de un ataque suicida con bomba

Un perro salva a los invitados de una boda de un ataque suicida con bombaREUTERS

Mientras se celebraba una boda en Nigeria, una joven suicida trató de detonar los explosivos que llevaba en su cuerpo. Lo que no se esperaba es que un perro fuera a detenerla. Tras una intensa lucha con el animal, hizo estallar los explosivos. En el ataque únicamente murieron el perro y la joven que portaba la bomba.

El héroe de esta historia no fue una persona, sino un perro. Mientras se celebraba una boda en Nigeria, el animal se enfrentó a una joven que portaba explosivos. Tras una intensa lucha consiguió alejarla de los invitados de la boda hasta que la mujer hizo estallar los explosivos, matando con ella al perro.
Según recoge Mirror, el animal pertenecía a uno de los asistentes a la ceremonia celebrada en la ciudad africana de Belbelo.
Al parecer, la joven suicida había estado intentando infiltrarse entre la multitud cuando el perro se puso en su camino con el único objetivo de salvarles la vida a todos los invitados de la boda. Fue esa intercepción la que provocó que la chica detonara los explosivos que rodeaban su cuerpo.
Como informó el portavoz de Policía de Nigeria, Víctor Isuku, a medios locales, la explosión mató únicamente a la joven suicida y al perro. Este incidente se producía tan sólo horas después de producirse otros dos ataques frustrados en otras ciudades cercanas del noreste de Nigeria.
Y es que son muchas las niñas y mujeres jóvenes que están siendo utilizadas en atentados suicidas con bomba en la región del país alrededor de la ciudad de Maiduguri por la insurgencia jihadista Boko Haram.
En diciembre pasado, dos niñas de 7 y 8 años ya intentaron volar un mercado en Maiduguri, y en enero otra de sólo 10 años intentó detonar los explosivos que llevaba en un evento en la víspera de Año Nuevo.