Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mercado de segunda mano permitió una reducción de 700.000 toneladas de CO2 en 2016, según Vibbo

El mercado de segunda mano permitió reducir en 700.000 toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera, el equivalente a las emisiones de fabricar 2,8 millones de sofás, según el estudio 'The Second Hand Effect. El mercado de segunda mano y su efecto en el medio ambiente' realizado por Vibbo, en colaboración con el Instituto de Investigación Medioambiental de Suecia (IVL).
Según el portal de compraventa, el mercado de segunda mano "no ha parado de crecer" en los últimos años gracias al uso de los teléfonos móviles inteligentes y de las aplicaciones, así como a la "consciencia creciente" de la sociedad de que el consumismo sin freno repercute negativamente en el medio ambiente.
Así, el estudio, que se realiza por segundo año, apunta que siete de cada diez españoles han comprado o vendido objetos de segunda mano en el último año y que para "muchos de ellos", esto se ha convertido "en una forma de vida basada en la sostenibilidad".
El estudio destaca que los 10 millones de españoles usuarios de Vibbo han logrado ahorrar potencialmente 697.860 toneladas de CO2 mediante la compraventa de objetos de segunda mano en 2016. Esto es equivalente a eliminar todas las emisiones que generan 930.000 españoles en un solo mes.
La responsable de Estudios de Vibbo, Beatriz Toribio, ha destacado que la tendencia al alza del mercado de segunda mano puede obedecer a motivaciones evidentes como la económica o a deshacerse de algo que el usuario ya no necesita".
"La conciencia sobre el medio ambiente y el consumo responsable va aumentando su importancia a la hora de usar plataformas de segunda mano. En España el mercado de segunda mano se ha duplicado en los últimos diez años, pero aún tiene un largo camino por recorrer para alcanzar a los países nórdicos, con mayor tradición en la venta de productos usados con la motivación de cuidar el medio ambiente", ha manifestado.
El informe Second Hand Effect estima que la venta de un producto de segunda mano evite la producción de uno nuevo y las emisiones de CO2 que conlleva, así como el ahorro que supone desechar sus residuos cuando nos deshacemos de un objeto.
El informe refleja también que en 2016 el ahorro de CO2 aumentó un 11 por ciento respecto a las emisiones evitadas potencialmente por los objetos de segunda mano del año anterior.
Los artículos de miscelánea han sido los que más han aumentado su contribución al medio ambiente respecto a 2015, en concreto se ha ahorrado un 37 por ciento más CO2 con la compraventa de artículos de moda y belleza.
Los que menos contribuyeron fueron los vehículos, que redujeron un 6 por ciento su contribución respecto a 2015. Esto se debe, según Vibbo, a que los vehículos son productos muy complejos, cuya producción requiere una gran cantidad de energía, y por ello las pequeñas variaciones en la compraventa afectan en gran medida al ahorro de CO2.
A pesar de esto, la compraventa de vehículos de segunda mano sigue siendo la que más CO2 ahorró en 2016 a través de la app y web de Vibbo, con 539.282 toneladas de dióxido de carbono.
A mucha distancia le siguen las categorías de hogar y electrónica, con 71.889 y 63.235 emisiones potencialmente ahorradas, respectivamente. Se trata de dos categorías de objetos que requieren mucha cantidad de energía o agua para la extracción de algunos de sus materiales, como el aluminio y el oro de algunos componentes electrónicos de los smartphones o el textil que contiene un sofá.
Para WWF el informe Second Hand Effect contribuye de manera "importante" a ayudar a los consumidores a seleccionar los objetos más respetuosos con el medio ambiente, reducir la explotación de los recursos naturales e incentivar un consumo más sostenible. La directora de captación de fondos de WWF, Karin Lindwall, ha subrayado que los mercados de segunda mano tienen un "efecto considerablemente beneficioso" para el medio ambiente y hacen posible que los bienes de consumo se reutilicen muchas veces antes de su reciclaje.