Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pérdida de peso repentia a mediana edad puede ser un síntoma de demencia

Mujer que adelgazaGtres

Perder peso repentinamente entre los 40 y 70 años podría no significan nada bueno. Según los expertos esto podría incrementar el riesgo de padecer problemas mentales y de memoria a una edad más avanzada.  

La perdida repentina de peso en personas de mediana edad –entre 40 y 70 años-, se conoce como ‘anorexia del envejecimiento’ y los expertos consideran que en algunas personas es precursora de la demencia. Un estudio del ‘Mayo Clinic’, en Estados Unidos, descubrió que las personas que perdían 5 kilogramos en una década, sufrían un incremento del 24% en las posibilidades de perder capacidades cognitivas, vinculadas a enfermedades como el Alzhéimer o la demencia.
Aunque no se han podido demostrar las causas de estas pérdidas de peso y apetito, se cree que está relacionada a caso de depresión y apatía. Estas dos problemas psicológicos también se tienen a vincular con demencia, por lo que podrían ser síntomas prematuros y una diagnostico prematuro podría evitar muchos problemas.
Los autores del estudio han afirmado que es imposible determinar si las personas que han participado en el trabajo han perdió peso de forma intencionada o inintencionada. Además, según recoge el ‘Daily Mail’, los científicos han subrayado que “sus descubrimientos sugieren que el incremento la pérdida de peso a una mediana edad, es un marcador del nivel cognitivo y quizás ayude a identificar a las personas que podrían estar en riesgo” de padecer problemas mentales.