Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo fijar los objetivos para perder peso

Casi el 50% de la población no está a gusto con su pesoGTres

Cuando se desea perder peso se suelen fijar objetivos que suelen constituir el éxito o fracaso de llegar a la meta. Los expertos siempre recomiendan que estos objetivos sean realistas  y estén bien planificados. Ello ayuda a mantener tu motivación alta y en la transición a un estilo de vida más sano.

La Clínica Mayo señal que los objetivos para perder peso que no son realistas y buscan resultados rápidos y bruscos pueden minar los esfuerzos. Los especialistas de la clínica te dan consejos para crear tus propios objetivos para reducir peso  
Céntrate en objetivos de proceso
Los objetivos de pérdida de peso se pueden centrar en los resultados o en el proceso. Un objetivo de resultado es lo que esperas conseguir al final, el peso que esperas lograr.  Sin embargo, un objetivo de proceso es un paso necesario para conseguir un resultado deseado. Por ejemplo, un objetivo de proceso podría ser comer cinco raciones de frutas y vegetales al día, caminar 30 minutos diarios o beber agua en cada comida. Los objetivos de proceso podrían ser de ayuda para perder peso porque te hacen centrarte en las conductas y hábitos a cambiar que necesitas para perder peso.
Fija objetivos 'inteligentes'
Tienes que asegurarte de que tus objetivos de pérdida de peso, ya sean objetivos de proceso o de resultados, sigan los siguientes criterios:
- Específicos: un objetivo bueno incluye detalles específicos. Por ejemplo, un objetivo de hacer más ejercicio no es específico, pero un objetivo de caminar 30 minutos después del trabajo cada día es específico.
- Cuantificables: Un objetivo de comer mejor no se puede medir con facilidad pero un objetivo de comer 1.200 calorías al día se puede medir. Un objetivo de montar en bici no se puede medir pero montar en bici durante 30 minutos tres días a la semana es cuantificable.
- Alcanzables: un objetivo alcanzable es uno para el que dispones de suficiente tiempo y recursos. Por ejemplo, si tu horario de trabajo no te permite pasar una hora al día en el gimnasio, entonces no puede ser un objetivo alcanzable. Sin embargo, dos viajes a la semana al gimnasio y dos viajes en el fin de semana podrían ser alcanzables. Si un tipo particular de ejercicio, como correr, es demasiado difícil para ti a nivel físico, correr cada día no es un objetivo viable.
- Realistas: para la mayoría de las personas, un objetivo realista es perder entre un 5% y un 10% de su peso actual. Los objetivos de proceso deberían también ser realistas. Por ejemplo, tu médico puede ayudarte a determinar un objetivo diario calórico según tu peso actual y salud. Fijar un objetivo no realista podría dar lugar a disgustos o a la tentación de dejarlo todo a la vez.
- Documentables: los objetivos se consiguen mejor si se puede mantener un registro del progreso. Si tienes un objetivo de perder 7 kilogramos, registra tu peso cada semana. Si tu objetivo es comer 1.400 calorías al día, mantén un diario de alimentación. Seguir un registro puede ayudarte a evaluar tu progreso y mantenerte motivado.
Objetivos a largo y corto plazo
Los objetivos a largo plazo suponen una visión general, pueden cambiar tu forma de pensar y llevarte a cambiar no sólo la dieta sino tu estilo de vida. Pero los objetivos a largo plazo podrían parecer demasiado difíciles o alejados, por ello podría ser beneficioso dividir un objetivo a largo plazo en una serie de objetivos más limitados a corto plazo.
Si tu objetivo de resultado es perder 7 kilogramos en tres meses, podrías dividirlo en objetivos separados para cada mes y así perder 3 kilogramos el primer mes y dos kilos cada uno de los dos meses siguientes.
Los fallos forman parte del proceso
Los retrocesos son una parte natural de los cambios en la conducta. Todo aquel que haya realizado con éxito cambios en su vida ha pasado por esta vuelta atrás en algún momento. Es mejor esperar que ocurran situaciones de este tipo y desarrollar un plan para afrontarlas. Identificar posibles obstáculos, como una comida familiar o de trabajo, por ejemplo, y estrategias específicas para superarlos puede ayudarte a mantenerte en tus objetivos o volver a reiniciar el proceso.
Ajusta tus objetivos cuando sea necesario
Es posible que desees cambiar tus objetivos a medida que realizas progresos en tu plan de pérdida de peso. Si comenzaste con logros pequeños, podrías estar listo para abordar retos más amplios. O podrías encontrar necesario ajustar los objetivos para adaptarlos mejor a tu nuevo estilo de vida.