Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Era muy pequeño para donar sangre para las víctimas de Manchester e hizo esto

Era muy pequeño para donar sangre para las víctimas del ataque y en su lugar hizo estoGtres

Un niño de seis años con un pequeño pero gran corazón provocó las lágrimas de las enfermeras del hospital local de Manchester. Al parecer, el pequeño tuvo un gesto muy bonito con las víctimas del reciente atentado en la ciudad británica.

Joseph Griffiths, al que todos consideran un "ángel", rogó a su madre Leah que le dejara donar sangre después de saber que ella iba a hacerlo, informa Mirror.
El joven de Wythenshawe, de Manchester, había oído que la hermana y la madre de sus mejores amigos se habían quedado atrapados en el concierto de Ariana Grande durante el atentado, que dejó 22 muertos inocentes y 119 heridos.
Como tenía el tipo de sangre 0 negativo, Joseph le preguntó a su madre Leah si podía donar, pero los médicos le dijeron que no era lo suficientemente mayor.
Fue entonces cuando Leah le sugirió a su hijo que hiciera algo bonito por ayudar a los servicios de emergencia que estaban ocupados salvando las vidas de las víctimas del ataque.
Así, el pequeño decidió acercarse al hospital con su madre y llevarles dulces y chocolate a las enfermeras y doctores, así como a los policías que se encontraban en los alrededores.
Leah explicó que su hijo "estaba destrozado y se puso a llorar cuando le dijeron que no podía ayudar, así que decidimos ir a buscar algunos dulces y bocadillos de Tesco después de que terminara la escuela y los llevamos al personal del hospital Wythenshawe, que habían estado trabajando sin parar".
La madre cuenta que cuando llegaron a una furgoneta de policía estacionada en las inmediaciones del hospital, Joe se acercó y les ofreció los dulces. Los oficiales, agradecidos, le dejaron subir al vehículo y probarse sus gorros de policía.
Después, hicieron lo mismo con el personal médico. Les preguntaron por qué hacían eso y el pequeño respondió: "Porque quiero agradeceros todo lo que habéis hecho y lo duro que estáis trabajando".
Sus palabras hicieron saltar las lágrimas de todos los presentes y, horas más tarde, una enfermera del hospital publicó en la página de Facebook este bonito mensaje: "Un niño de 6 años entró ayer con su mamá y quería donar algo de sangre, pero era demasiado pequeño, así que decidió traernos unos dulces... No puedo explicar cómo nos afectó, solo que lloramos. Su mamá debe estar tan orgullosa de él como sin duda lo estaría yo si fuera mío".