Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intervienen de urgencia a un hombre que metió el pene en un tubo de acero

La intervención fue realizada a las cuatro de la madrugada porque el paciente de 52 años corría el riesgo de sufrir gangrena en el miembro.

Efectivos del Cuerpo de Bomberos de Granada han participado en una operación de urgencia para liberar el pene de un hombre que lo introdujo en un cilindro de acero de dos centímetros de diámetro.
El sargento del Bomberos de Granada, Simón Soriano contó que los hechos ocurrieron sobre las cuatro de la madrugada del lunes al martes, cuando se recibió una llamada de urgencia del citado hospital reclamando ayuda para extraer el pene de un hombre de 52 años de un cilindro.
La presión del cilindro le estaba estrangulando el órgano sexual con un grave riesgo para el paciente de sufrir gangrena.
"Preparamos el material que podía servir, las herramientas más pequeñas que teníamos, y nos fuimos para Urgencias.
Allí nos encontramos con que la situación era peor de lo que nos imaginamos, por el aspecto que presentaba el pene", ya que habían pasado varias horas desde que se produjera el incidente y "había poco tiempo de respuesta", ha explicado el sargento.
En ese momento, los bomberos se dieron cuenta de que "solo había dos opciones: eliminar el tubo o amputar". Al percatarse de que ninguna de las herramientas trasladadas al quirófano podían servir para cortar el objeto metálico sin dañar el órgano sexual, el sargento Simón Soriano se acordó de que tenía en casa un pequeño taladro de bricolaje y fue a por él mientras el paciente seguía en quirófano.
Su intuición dio buen resultado y mediante este taladro bomberos y sanitarios lograron cortar el cilindro en el marco de una intervención que se prolongó durante casi dos horas por "lo delicado" de la situación, ya que un fallo de cálculo podría provocar heridas en el órgano sexual o quemarlo.
"Hicimos cortes milimétricos muy lentos y afortunadamente todo salió bien", ha añadido Soriano.
Es la primera vez que los Bomberos de Granada realizan una intervención de estas características en un quirófano, si bien el sargento ha querido restar importancia al hecho anecdótico recordando que este Cuerpo está "muy acostumbrado a trabajar con el dolor de las personas en situaciones límite", como ha ocurrido en este caso, y lo primordial, según ha dicho, es que se ha logrado salvar la vida de un hombre.