Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los peligrosos métodos para acceder irregularmente a la Península

Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo un dispositivo especial en los Puertos de Ceuta y Melilla con el objetivo de frenar la inmigración irregular que pretende llegar a las costas peninsulares en barcos, tanto de pasajeros como de carga, en los que se introducen, tratando de viajar ocultos como polizones. En tan solo un mes, la operación se ha saldado con la detección de casi 500 intentos de entrada irregular, en su mayoría protagonizados por menores de edad. Muchos de ellos fueron descubiertos por los agentes ocultos en los bajos o huecos exteriores de las cabezas tractoras de camiones listos para embarcar. Otros se ocultaban entre la chatarra u otras mercancías que se encuentran almacenadas a la espera para ser cargadas, procedimiento especialmente peligroso pues al desconocer el momento preciso en que será cargado el material, pueden permanecer incluso varios días atrapados entre el mismo.