Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis peligros a tener en cuenta en la playa

Cuando el invierno se retira y llega el sol, cubrimos nuestra piel con sal y arena. La playa es uno de los mejores lugares para relajarse y vivir la vida. Pero no debemos olvidar que también puede ser peligrosa. Para divertirse en la playa de una forma segura, es necesario evitar 6 peligros, informa el blog de Panama Jack:

Quemaduras
Quemaduras del sol
Todos lo sabemos, pero la protección solar debe ponerse más de una vez al día y debe tener una protección mayor de 30. Hay que cubrir todo el cuerpo y la cara con crema, cubrirse los ojos con gafas y un sombrero. No hay que subestimar la bola de fuego gigante que hay en el cielo. Debes protegerte durante todo el día y asegurarte de que te hidratas constantemente porque la deshidratación puede producirse incluso si tú no te das cuenta.
Medusas
Estas criaturas hipnotizantes no parecen dañinas, pero no seas inocente. Si te pican, experimentarás un gran dolor. Normalmente aparecen flotando en el agua o en la orilla. Son fáciles de distinguir porque son transparentes. No las toques.
Medusas
Piojos de mar
Son como mosquitos del mar, pero no puedes verlos y no sabes que clase de daño pueden hacerte hasta que te despiertas al día siguiente y estás cubierto de granos. Incluso peor, pican si se ven atrapados, como por ejemplo en un traje de baño. Protegerse con cremas y ducharse con agua limpia tras un día de playa, puede protegerte de estos picotazos. Si finalmente te pican, remedios como el vinagre o la crema con cortisona pueden aliviarte.
Resaca marina y corrientes
La resaca se forma en los bancos de arena y también cerca de estructuras tales como espigones y muelles. Se diferencia porque el agua está agitada y puede tener un color de agua diferente. Con fuertes corrientes chocando entre sí, yendo en todas direcciones, es probable que el mar te acabe tirando. Sin embargo, éste no es el principal problema. Si se detecta, no conviene moverse contra la corriente, que tiende a provocar el pánico, derrochar energía vital y oxígeno. Es necesario nadar a favor de la corriente, de forma paralela a la costa y permanecer lo más tranquilo posible. Cuando la corriente pierda fuerza será posible volver nadando de regreso.
Rayas
A las rayas les gusta enterrarse bajo la arena en aguas poco profundas por lo que es difícil de ver hasta que se pone el pie en el lugar equivocado y  su púa afilada y venenosa se fija entu tobillo. El veneno producido por una raya venenosa es insoportable, y si no se trata, puede resultar en la pérdida de extremidades o incluso la muerte. Si te pican, introduce la parte del cuerpo afectada en agua caliente y corre al hospital.
Humanos
Ya se trate de los  desperdicios de la arena o en el agua, molestar a la fauna silvestre para divertirse o causar estragos en la vegetación, los seres humanos son lo más peligroso en la playa. Al jugar junto al mar, cuidado con los bichos peligrosos, pero recuerda que la playa es su casa y nosotros somos intrusos en ellos. Recuerde que es un ecosistema precioso y frágil, y puede no estar aquí para siempre si no hacemos lo suficiente para mantener su aspecto.