Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pelearse en el partido de sus hijos podría costarles 10.000 euros

Los padres que, a puñetazo limpio, han dado un pésimo ejemplo en un partido de fútbol infantil en Mallorca, no van a quedar impunes. Los implicados en esa pelea se enfrentan a multas de hasta 10.000 euros y hoy han tenido que declarar ante la Guardia Civil. Las patadas y puñetazos les pueden salir caros en aplicación de la Ley Mordaza, que tipifica como infracción grave alterar la seguridad en espectáculos deportivos. La federación balear de fútbol denunciará ante la Fiscalía lo ocurrido y se reunirá esta tarde para acordar medidas sancionadoras para jugadores y clubes, que podrían implicar el cierre de ambos campos. El fútbol balear también estudia que los árbitros puedan parar los partidos en caso de insultos.