Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pediatras recomiendan vacunar de la tosferina en el embarazo

Una mujer se queda embarazada 13 veces para evitar la cadena perpetuacuatro.com

La primera dosis de la vacuna frente a la tosferina se administra en recién nacidos a los dos meses de vida, de ahí que la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiende desde hace tiempo vacunar a las madres durante el embarazo para proteger a los bebés hasta entonces.

"Es la medida más eficiente y efectiva para prevenir la enfermedad cuando el recién nacido todavía no está vacunado", ha defendido en declaraciones a Europa Press Francisco Álvarez, del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, tras conocerse el fallecimiento de un bebé de 15 días en Málaga afectado por esta enfermedad.
De hecho, actualmente ya hay siete comunidades autónomas (Cataluña, Asturias, Navarra, Valencia, País Vasco, Canarias y Extremadura) que recomiendan la vacunación entre la semana 27 y 36 de gestación ya que así, "cuando empieza a hacer efecto en la madre los anticuerpos que genera, pasan al niño y se evita la enfermedad hasta que se le vacune", ha explicado este experto.
La incidencia de la tosferina en recién nacidos ha aumentado en España en los últimos años, con una tasa de 325 casos por cada 100.000 habitantes en menores de un mes, según datos de 2013 del Ministerio de Sanidad.
En la mayoría de casos cursa como un catarro, "con un cuadro de tos y dificultad respiratoria que se suele prolongar durante más de una semana", según ha explicado Álvarez, que reconoce que de forma esporádica puede desarrollarse lo que se conoce una tosferina maligna que requiere el ingreso hospitalario y puede provocar la muerte. Entre 2007 y 2012 en España se han registrado una media de 4,8 muertes al año, todas ellas en menores de 3 meses.
La vacuna, que se administra en combinación con la de la difteria y el tétanos, se administra en varias dosis a los dos, cuatro, seis y dieciocho meses de vida, con una posterior dosis de recuerdo a los 6 años de vida, ya que la eficacia es limitada.
Sin embargo, los pediatras consideran que resulta más efectivo vacunar durante el embarazo que a los 6 años, ya que a esas edades "no deja de ser un catarro de larga duración y es muy raro que dé complicaciones".
De hecho, actualmente hay "problemas de abastecimiento" a nivel mundial con esta vacuna, lo que ha propiciado que el Ministerio de Sanidad recomiende a las comunidades que vacunan durante el embarazo que prescindan de la dosis de los 6 meses.