Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pediatras recuerdan que la vacunación deben considerarse una prioridad sanitaria nacional

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha recordado, con motivo de la celebración de la Semana Mundial de la Inmunización, que la vacunación deben considerarse una prioridad sanitaria nacional porque salva "miles de vidas" cada año.
En este sentido, y tras destacar la necesidad de que los profesionales sanitarios conozcan la variabilidad geográfica y temporal existente en los calendarios sistemáticos de cada una de las comunidades autónomas, la organización ha avisado de que en ocasiones no se conocen las situaciones de riesgo que precisan administración de vacunas especiales".
"Las altas tasas de cobertura vacunal que existen en España han motivado que la población y algunos profesionales perciban como remota la posibilidad de que se produzcan casos de enfermedades muy frecuentes en la era prevacunal como por ejemplo el sarampión, la poliomielitis o la difteria. Enfermedades que, en su mayoría, no tienen un tratamiento específico y que pueden producir muertes y graves secuelas. Sin embargo, en países de nuestro entorno se está produciendo en los últimos años un aumento continuo en los casos de sarampión, con resultado de muerte en algunos casos", ha destacado el coordinadora de este grupo de trabajo de la AEPap, Rosa Albañil.
A su juicio, el papel de los profesionales de Atención Primaria es fundamental en el mantenimiento de coberturas vacunales altas que aseguren el objetivo de protección individual y de la población. "Se necesitan profesionales adecuadamente formados para poder tomar las mejores decisiones en cada momento y para cada paciente, proporcionar una adecuada información a las familias y desterrar mitos y conceptos erróneos", ha apostillado.
Finalmente, los pediatras han subrayado que la inmunización es un proceso dinámico que obliga a una revisión continua de los calendarios vacunales, para adaptarlos a los cambios y teniendo en cuenta la existencia de factores de riesgo, no siempre ligados a problemas de salud sino también a estilos de vida y desplazamientos geográficos, que precisen vacunas especiales.