Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A un paso de la pastilla anti-apetito tras descubrir la molécula que genera el hambre

Se abre la puerta a una futura píldora anticonceptiva masculinaEfe

Un equipo científico ha descubierto que la fibra de acetato, que hay en la fruta y la verdura, reacciona en el intestino para producir la molécula anti-apetito. Así quienes están a dieta tienen más cerca la píldora anti-hambre que les ayude a perder peso.

Los investigadores del  Imperial College creen que será posible crear una píldora que evite tener hambre y con reducir la ingesta de alimentos sin tener antojos.
Grandes cantidades de acetato se liberan cuando las frutas y vegetales son digeridas por las bacterias en el colon. Los científicos rastrearon la molécula y encontraron que termina en la región del hipotálamo del cerebro que controla el hambre.
El nuevo estudio sugiere que la obesidad se ha convertido en una epidemia porque hemos sustituido la dieta sana del pasado por los alimentos procesados, que no reacciona con las bacterias del intestino para producir el acetato. Así que el cerebro no recibe una señal indicándole que dejar de comer.
La dieta europea hoy contiene e media cerca de 15 gramos de fibra al día. En la Edad de Piedra tenía alrededor de 100 g al día.
"Lamentablemente, nuestro sistema digestivo no ha evolucionado todavía para hacer frente a esta dieta moderna y eso contribuye a la actual epidemia de obesidad", ha explicado el profesor Gary Frost, del Imperial College, en declaraciones al diario The telegraph.
Los científicos creen que podría allanar el camino para dar con nuevos medicamentos que ayuden a quienes están a dieta. "Nuestra investigación ha demostrado que la liberación de acetato es fundamental para suprimir el apetito y esto podría ayudar a los científicos a encontrar el modo de hacer frente a la comida excesiva”.