Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué le pasa a una estrella que es devorada por un agujero negro?

Imagen de un agujero negrotelecinco.es

Un equipo de investigadores del Centro de astrofísica Harvard-Smithsonian ha descubierto que una estrella devorada por un agujero negro se llega a convertir en enormes bolas de gas, tan grandes que se asemejar al tamaño de un planeta.

Estas bolas de gas, que pueden llegar a tener el tamaño de un planeta, se trasladan a través de la Vía Láctea a una velocidad que puede alcanzar los 32 millones de kilómetros por hora. De tal forma, que los investigadores han determinado que estas bolas de gas podrían llegar a unos pocos cientos de años luz de la Tierra, según recoge RT.
James Guillochon, coautor de la investigación, ha asegurado que existen muchas probabilidades de que este mismo proceso ocurra en la mayor parte de las galaxias que tienen agujeros negros gigantes. Tanto es así que ha explicado que “otras galaxias como Andrómeda disparan estas bolas hacia nosotros todo el tiempo”.
Y aunque estas bolas de gas sean de tamaño parecidas a la de algunos planetas, su proceso de formación es mucho más rápido: un año frente a los millones de años que puede tardar en crearse un planeta. Es decir, en un día el agujero negro destruye la estrella y en un año, los fragmentos que han quedado se unen para renacer como bolas de gas.