Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La justicia etíope anula la adopción a las dos parejas españolas

La Corte Suprema Federal de Etiopía ha anulado las sentencias favorables a la adopción de dos niños con las que contaban dos parejas españolas y ha declarado que los menores no son adoptables, decisión esta que llega después de un largo proceso judicial y que ambos matrimonios recurrirán a instancias superiores.

Según han informado los afectados, Sonia Alonso y Rubén Fernández y Silvia Pons y Jerónimo Moltó, la decisión "no ha sido una sorpresa". "Nuestros abogados lo han estado valorando y vamos a recurrir a instancias superiores", explica Moltó en un vídeo remitido a los medios de comunicación españoles.
"Vinimos a Etiopía porque considerábamos que era un país que tenía una legislación y un sistema judicial competente. Como lo seguimos pensando y nuestra abogada dice que podemos recurrir a una instancia superior, hemos decidido continuar adelante hasta agotar todas las vías judiciales que se nos pongan por delante", añade Sonia Alonso en otra de las grabaciones.
Ella misma explica que aún no han valorado si volver o no a casa, y tienen que analizar en qué plazos se presentaría y resolvería el recurso para tenerlo en cuenta. El visado con que cuentan los cuatro españoles vence a finales de septiembre.
Durante el recurso, no habrá declaraciones, pues, según explican, es petición de sus abogados que haya "la menor actividad mediática" para que puedan trabajar con "normalidad".
Por otra parte, dan las gracias tanto a los ciudadanos como a los medios de comunicación y a las autoridades españolas por el apoyo prestado durante todo el proceso y especialmente desde mediados de agosto, cuando después de cuatro meses de convivencia con los niños, el Ministerio etíope de la Mujer (MOWA) se los retiró y los envió a un orfanato.
"Os agradecemos muchísimo que nos habéis acompañado haciendo entrevistas, colgando los vídeos que hemos mandado (...) en los últimos cinco o seis días hemos pedido silencio y lo habéis respetado. Hay que dar las gracias porque incluso en esta semana de silencio las firmas en change.org han subido en mil", señala Alonso, en relación a la campaña de apoyo en internet, que ya ha recabado más de 79.000 adhesiones.
Moltó recuerda que desde el principio han criticado que las autoridades de España "llegaron tarde". No obstante, agradece la "actividad y preocupación" tanto de la ministra de Sanidad, Ana Mato, como del titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo y de los representantes consulares con los que ha tenido contacto en este tiempo.
A todos ellos les pide que "su actividad no cese". "Esto no ha terminado y vamos a seguir necesitando su apoyo para llegar hasta el final, tanto estas dos familias como las mil que vienen detrás", dice en el vídeo.
CINCO MESES DE LITIGIO
Los menores, que no tienen aún tres años de edad, se encuentran en un orfanato etíope desde que a mediados de agosto fueran retirados a sus padres adoptivos, con los que estaban conviviendo en Addis Abbeba desde que en marzo se dictara una sentencia favorable a la adopción.
Aquel pronunciamiento fue impugnado por el Ministerio de la Mujer de Etiopía (MOWA), que detectó una supuesta irregularidad en el proceso y lo llevó a los tribunales. Como respuesta, un juez revocó la adopción, pero dictó una sentencia que obligaba al MOWA a redactar un nuevo expediente y establecía que en tanto se completase el trámite, los niños podían permanecer con sus padres adoptivos.
El MOWA, sin embargo, decidió entonces que no tenía competencias para tramitar la adopción porque los niños procedían del Sur, Estados federados contrarios a la adopción internacional. Su administración fue interesada por el juez en el procedimiento y argumentó que tenía medios, fundamentalmente orfanatos sostenidos con fondos de cooperación, para hacerse cargo de los menores. Este miércoles la justicia le ha dado la razón.