Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las últimas palabras de los condenados a muerte

corredor de la muerte, condenados a muertecuatro.com

La pasada semana Texas ejecutó a su reo número 500 desde que se restableció la pena de muerte en 1982. El departamento de Justicia de ese estado mantiene un registro con las últimas palabras de los condenados a la pena capital. La mayoría son palabras de perdón, de agradecimientos, aunque hay alguna menos poética como las de Brian Roberson: "¡Qué os den!"

El estado de Texas en su registro que se puede consultar online recoge la identidad de los condenados a muerte, sus datos personales y sus últimas palabras.
Kimberly McCarthy, la ejecutada número 500, el pasado 26 de junio, dijo poco antes de su muerte: "Esto no es una derrota, es una victoria. Ya sabeis adonde voy, a la casa a estar con Jesús. Mantened la fe. Os amo a todos".
El reo Karl Eugene Chamberlain, ejecutado 11 de junio 2008, dijo a la familia de su víctima. "Lo siento terriblemente, me gustaría poder morir más de una vez para deciros cuánto lo siento ".
Charlie Livingston fue muy claro cuando se vio ante la Muerte el 21 November 1997 dijo: "Vosotros me trajisteis aquí para ser ejecutado, no para hacer un discurso. Eso es todo."
El 11 de diciembre 2002, James Collier, dedicó bonitas palabras a todos, hasta sus carceleros: Lo único que quiero decir es que agradezco la hospitalidad que vosotros conmigo y el respeto que me han demostrado. La última comida era realmente buena ... Gracias, chicos, por estar ahí y darme un poco de guía espiritual y apoyo".
Brian Roberson no fue tan amable el 9 de agosto del 2000 cuando increpó a todos con un '¡qué os den!' A todos los blancos racistas de Estados Unidos que odian a los negros y a todos los negros de Estados Unidos que se odian a sí mismos: las palabras de mi famoso y legendario hermano Matt Turner: "Todos ustedes besen mi culo negro".