Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres musulmanes no pueden privar a sus hijas de clases mixtas de natación

El Consejo de Estado suspende la prohibición del 'burkini' en un municipio francéscuatro.com

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha dictado que no existe violación del derecho a la libertad religiosa en el caso de unos padres musulmanes residentes en Suiza que se negaron a llevar a sus hijas a las clases mixtas de natación del colegio donde estudian.

Los padres de las niñas, que no habían alcanzado la pubertad, rechazaron enviar a sus hijas a las clases obligatorias de natación del centro educativo alegando que sus creencias religiosas prohíben a las niñas acudir a piscinas mixtas.
A pesar de la advertencia del Departamento de Educación del Cantón Basle Urban de la multa a la que podrían enfrentarse en caso de no llevar a sus hijas a clase, los padres mantuvieron su negativa y en julio de 2010, las autoridades les ordenaron pagar una multa de unos 1.292 euros.
Los padres acudieron al tribunal de apelación del Cantón de Basle Urban, que desestimó su súplica en mayo de 2011. Lo mismo ocurrió en marzo de 2012 cuando acudieron al Tribunal Federal.
El caso llegó al Tribunal de Estrasburgo que ha dictado en una sentencia publicada este martes 10 de enero de 2017 que no existe violación del artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos sobre el derecho a la libertad de conciencia y religiosa.
El Tribunal Europeo de DDHH admite que el rechazo de las autoridades a contemplar una excepción en este caso es "una interferencia con la libertad de religión" pero antepone el derecho a la educación de los niños.
"La escuela juega un papel especial en el proceso de integración, particularmente cuando los niños son de origen extranjero. El interés de los menores a una educación integral, facilitando su integración social, se antepone al deseo de los padres de excluir a sus hijas de las clases mixtas de natación", subraya.
Además, añade que el interés de estas menores a asistir a las lecciones de natación no solo radica en el aprendizaje de este deporte sino, sobre todo, en participar de una actividad junto al resto de sus compañeros.
Asimismo, el alto tribunal argumenta que las autoridades ofrecieron a los demandantes soluciones "muy flexibles" para que las niñas pudieran asistir a las clases y respetar al mismo tiempo sus convicciones religiosas como permitir que estas acudieran a la piscina con burkini, la prenda de baño que cubre la cabeza y el cuerpo desde las muñecas hasta los tobillos.