Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luce musculatura en la foto de la camiseta de su hija para alejar a los chicos de su camino

Luce musculatura en la foto de la camiseta de su hija para alejar a los chicos de su caminoFacebook

La última ocurrencia de un padre para procurar alejar a los chicos de su hija ha trascendido en las redes sociales hasta hacerse viral. Kit Dale, un ciudadano de Melbourne, Australia, decidió ponerle una camsieta a su pequeña en la que él aparecía con el torso desnudo y luciendo musculatura junto al mensaje: "Chicos, permaneced alejados. Este es mi padre".

El amor de un padre hacia su hija a veces trasciende las barreras de lo estándar y atraviesa nuevos caminos a la hora de protegerla de las experiencias que le depara la vida. En este caso, en una búsqueda que pretende ser creativa y original, Kit Dale, ciudadano de Melbourne, Australia, dos veces ganador del campeonato brasileño 'Pro Brazilian' de Jiu-Jitsu, decidió ponerle a su hija una camiseta en la que se aprecia una imagen suya con el torso al descubierto para lucir tatuajes y musculatura.
Además, la instantánea aparece acompañada de un mensaje sencillo y directo: "Manteneos alejados, chicos".
Un segundo mensaje en la parte inferior de la camiseta aclara: "Este es mi padre".
La imagen, que en principio fue tomada y subida a la red por el propio Kit Dale en un tono de humor, tal y como recoge 'Daily Mail',rápidamente se convirtió en viral sumando más de 370.000 'likes' (Me gusta) y siendo compartida más de 45.000 veces.
Además, su gran difusión ha propiciado que se genere y avive el debate en la red en torno al mensaje que transmite. Para muchos, tal y como lo interpretó el protagonista de esta historia, constituye una forma graciosa de interpretar lo que le espera a su pequeña cuando se tope con los dilemas del amor y sus relaciones sentimentales. Para otros, al contrario, constituye un ejemplo de cómo no se debe educar a una hija y defendían su postura instando al padre a modificar el mensaje por otros como: "Atención. Yo soy dueña de mi cuerpo y con él hago lo que quiera. Ni vosotros ni mi padre dictan esa norma. Y por favor, quizás no me refiera exclusivamente a los chicos".