Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un padre se queda con el dinero que la caridad le ha dado a su hija enferma

Un padre se queda con el dinero que la caridad le ha dado a su hijaInformativos Telecinco

Ashanti Elliott-Smith es una niña inglesa con una enfermedad que le hace parecer una persona de ochenta años. El club Sussex British Motorcycle Owners decidió regalarle el viaje de sus sueños y le dieron a su padre un cheque con 3.500 libras. Elliot decidió gastarse el dinero en una tienda famosa en Reino Unido y no en el viaje con el que soñaba su hija. El juez le ha impuesto tres años de cárcel.

Ashanti Elliott-Smith es una niña inglesa que sufre una enfermedad rara que la hace ser cómo una persona de 80 años. Lo más seguro es que no llegue a cumplir los 15 años. Durante unos años ha ido a unas charlas en el club Sussex British Motorcycle Owners con su padre, ya que su madre siempre estaba ocupada o enferma.
La niña contó que uno de sus sueños era nadar con delfines e ir a Estados Unidos, asi que el club decidió regalarle 3.500 libras para que pudiera cumplir su sueño. Los miembros pusieron el dinero de su propio bolsillo. El problema apareció cuando el padre de la pequeña decidió pedir que pusieran el cheque a su nombre y lo utilizó para comprar en una tienda muy famosa en Reino Unido, Tesco.
Los padres están separados y un día la madre decidió acompañar a la niña a las charlas y allí le preguntaron cómo iban los planes con el dinero que les habían dado. La madre no sabía nada del dinero y afirmaba que "le destroza pensar que le ha fastidiado el sueño a su hija".
La policía comenzó a investigar lo que había sucedido. Al principio el padre contó que lo tenían los abuelos de la niña por que había decidido guardarlo para el funeral de su hija, pero poco tiempo después los abuelos desmintieron esto, afirmando que hacia años que no sabían nada de la niña ni de su hijo.
Después explicó que había enterrado el dinero en su jardín pero la policía no encontró nada. Al final se ha descubierto que se ha gastado el dinero en Tesco. Según Daily Mail el juez ha decidido imponerle 3 años de cárcel, los miembros del club ahora piden que se les devuelva su dinero.