Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven que no quería ser padre deja en coma a su bebé tras darle una brutal paliza

Un joven que no quería ser padre deja en coma a su bebé tras darle una brutal palizaFacebook

Shaquan Taylor, un joven de 19 años de edad residente en Coney Island, Brooklyn, Nueva York, EEUU, ha sido detenido despues de, presuntamente, haber golpeado a su bebé de 16 meses de edad hasta dejarla en coma y al borde de la muerte. Taylor, que ya tenía antecedentes, había renegado previamente en las redes sociales tanto de su hija como de la madre de ésta.

La crueldad y la extrema violencia con que Shaquan Taylor golpeó a su hija, Nylah Lewis, una pequeña de tan solo 16 meses de edad, provocó que la dejase en coma, con su vida pendiendo de un hilo.
El joven, de 19 años y residente en Coney Island, Brooklyn, Nueva York, EEUU, dio tal paliza a su bebé que le provocó una hemorragia cerebral y dos fracturas craneales, además de dejarle numerosos moratones en las piernas y en la cara, y ojo también amoratado, tal y como ha detallado la policía en un informe del que se hace eco Daily Mail.
Según apunta este medio, el presunto agresor había manifestado en diversas ocasiones su rechazo hacia la pequeña y a su madre, maldiciendo y quejándose, a través de las redes sociales, de que nunca quiso ser padre.
“Le dije a esa pequeña**** que tuviese un aborto y me dice que está en ello, pero sigue adelante. Es exactamente por lo que odio a esa pequeña ****”, dice, refiriéndose a la madre de la niña, Tammy Lewis, de 17 años, entre insultos.
Ni siquiera quería tener un hijo suyo y es triste decirlo, pero que le den, esta mierda sucede [sic.]”, escribió en Febrero de 2016.
Ahora, sus palabras dramáticamente han derivado en hechos. Y ha sido la pequeña la que ha pagado las consecuencias.
Según las autoridades, el pasado Día del Padre, –el tercer domingo de junio en Estados Unidos–, Taylor envió un mensaje en Facebook a quien fuese su pareja, Tammy, y le dijo que tenía un problema y que tenía pasarse a recoger a la pequeña Nylah, que entonces estaba con él porque le había permitido pasar un rato con ella.
Cuando Lewis, la madre, llegó al lugar, se encontró con que la niña estaba tendida boca arriba en el sofá, con serias dificultades para respirar y llena de moratones.
Al ver su estado, inmediatamente la cogió para alejarla de allí y salió corriendo para buscar atención médica, pero Taylor corrió también detrás de ella y, presuntamente, le dio un puñetazo que la mandó al suelo, dejándola indefensa e inconsciente.
Fue tras ello cuando el propio joven le dio al bebé a un amigo, que fue quien llamó a la ambulancia.
Finalmente, cuando las autoridades tomaron el curso de la investigación, al interrogar a Taylor éste aseguró que los moratones y las heridas de Nylaha se debían a que se había caído de la cama. Sin embargo, posteriormente, el análisis de los doctores confirmó que esos golpes, en efecto, no provenían de una caída.
Ahora, Taylor ha sido acusado de agresión agravada a su expareja y su bebé, que lucha por su vida.
Más allá, según han revelado las fuerzas de seguridad, éste tenía antecedentes desde 2015 debido a su conducta sexual, al estar con Lewis cuando tenía solo 14 años, y por acosarla y amenazarla un año más tarde.