Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pacientes con diabetes tipo 1 deben medirse los niveles de cetona más a menudo

Investigadores de la Universidad de Florida en Gainesville (Estados Unidos) recomiendan realizar un control más periódico de los niveles de cetona en los pacientes con diabetes tipo 1 ya que estos ácidos pueden causar daños graves en los riñones y otros órganos.
Los autores de este trabajo, publicado en la revista 'Diabetes Care', aseguran que las cetonas se producen cuando el cuerpo quema grasa en lugar de carbohidratos y resulta clave cuando estos pacientes están enfermos o tienen niveles constantemente altos de glucosa.
"Si los altos niveles de glucosa y las cetonas no se tratan, hay un mayor riesgo de cetoacidosis diabética, un problema que requiere hospitalización", ha aseverado Anastasia Albanese-O'Neill, autora de este trabajo.
En las analíticas de orina y sangre a las que periódicamente se someten estos pacientes está la medición de los niveles de cetonas, aunque su control también se puede hacer de forma individual mediante pruebas que pueden adquirirse en cualquier farmacia.
En su estudio, Albanese-O'Neill y su equipo analizaron los datos de un cuestionario realizado a unos 3.000 pacientes, entre los que había también padres de niños diabéticos de 4 a 12 años.
Aunque más del 60 por ciento de los participantes solía tener 'kits' para medir la cetona en orina y un 18 por ciento podían monitorizar los niveles en sangre, cerca de un tercio no disponían de ninguna de estas pruebas en casa en el momento del estudio.
Además, el 30 por ciento de los participantes en el estudio dijeron que nunca habían medido los niveles de cetona y el 20 por ciento lo hacían pero de forma esporádica. Además, en comparación con los pacientes adultos los niños tenían más probabilidades de realizarse ese seguimiento.
"Si no están seguros de cuándo deben verificar sus cetonas o no saben cómo realizarse la pruebas, quizá sea porque necesitan más informacióin sobre su enfermedad. Esto es clave para el autocontrol de la diabetes", según Albanese-O'Neill, que lamenta que se dé por hecho que todos los pacientes sepan cómo tienen que monitorizar su enfermedad.