Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pacientes piden la creación de una Ley Nacional de Protección de la situación de Cronicidad

La creación de una Ley Nacional de Protección de la situación de Cronicidad es una de las principales demandas de los pacientes, junto con la eliminación de las diferencias territoriales en la asistencia sanitaria y en el acceso a los tratamientos y medicinas, según ha explicado Tomás Castillo, presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, en el marco del Foro de Pacientes, celebrado como novedad en el 8º Encuentro Internacional de Biotecnología, Biospain 2016.
El encuentro también ha contado con Estíbaliz Gamboa, responsable del programa Paciente Activo del País Vasco; Elena Andradas, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad; y Juan José Polledo, de Celgene, como moderador.
A juicio de Castillo, el principal reto de los pacientes pasa por conseguir una participación activa en las políticas de salud y en el Sistema Nacional de Salud (SNS). "Es la hora de los pacientes y debemos avanzar en la cohesión del sistema y crear alianzas con los agentes sanitarios", ha comentado, a la vez que ha afirmado que, para conseguirlo es necesario lograr una figura del paciente activo, experto y fomentar el compromiso ético.
Asimismo, ha reivindicado un Plan de Estado que garantice el acceso a los tratamientos innovadores de última generación, dotado de fondos presupuestarios plurianuales; y la creación de mecanismos de participación oficial de los pacientes en el sistema.
Por su parte, Andradas ha señalado que seis de cada 10 pacientes que acuden al Sistema Nacional de Salud no entienden la información que el sistema les está facilitando. "Es necesario incidir en determinadas áreas de trabajo como la alfabetización sanitaria, y debemos ser capaces de mejorar las aptitudes del paciente para mejorar la autogestión de su salud", ha comentado.
Pero en el papel activo del paciente también es necesaria la perspectiva de los profesionales sanitarios. "Debemos ofrecer una atención integral en el plano no solo físico, sino también mental y social", ha explicado, por su parte, Estíbaliz Gamboa. En su opinión, se les debe exigir al paciente tanto responsabilidad como participación con el sistema en todas las decisiones que tome. Y es que, con una mayor participación se consiguen beneficios como mejorar de la seguridad, la experiencia y la satisfacción (tanto del paciente como del profesional); así como mejorar los resultados en salud y reducir los costes de los servicios sanitarios.
Para ello "es necesario llevar a cabo estrategias prácticas que pasan por la preparación del paciente, la familia y los sanitarios; un rediseño del sistema y del cuidado; un paternariado organizacional; una mayor transparencia para que se conozcan los costes y se exija un uso responsable de los servicios; la involucración del paciente en la evaluación e investigación y en la legislación y regulación, así como en las políticas públicas", ha comentado Gamboa.
LOS DESAFÍOS DE LA INVESTIGACIÓN BIOMÉDICA
Las diferentes estrategias para afrontar los retos de la investigación biomédica diseñadas por los gobiernos autonómicos han protagonizado la sesión From Benchmark to the industry, new challenges in biomedical research ha tenido lugar también hoy en Biospain 2016.
La mesa redonda ha contado con la participación del director asociado de Relaciones Internacionales de MSD, Augusto Silva, moderador del encuentro; de la directora de Investigación e Innovación Sanitaria del Gobierno Vasco, María Aguirre, y del secretario General de Investigación, Desarrollo e Innovación en salud de la Junta de Andalucía, Ramón González Carvajal, que han explicado sus respectivos modelos autonómicos.
La estrategia para el desarrollo de la investigación biomédica se ha centrado en el País Vasco, según Aguirre, en la búsqueda de talento, la apuesta por la ciencia, la tecnología y la innovación: "Nuestro modelo parte de la necesidad preservar una sanidad gratuita, pública y universal".
Para ello, esta comunidad se ha propuesto trabajar en el desarrollo de la I+D+i, contribuyendo a la salud de la población y de las futuras generaciones, la sostenibilidad del modelo de sanidad público y la necesidad de una visión sociosanitaria para abordar de forma conjunta las consecuencias de problemas tan relevantes como la cronicidad.
Por su parte, el secretario General de Investigación, Desarrollo e Innovación en salud de la Junta de Andalucía ha asegurado que su comunidad autónoma ha sufrido en los últimos años una transformación total para integrar la universidad y la investigación en los hospitales.