Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arrestan a 12 personas dedicadas al robo de contenedores de ropa usada

Un operativo policial ha desarticulado a un grupo dedicado a robar contenedores de ropa usada. Los 12 arrestados, que sustraían las prendas en la Comunidad Valenciana y en ocasiones Castilla-La Mancha, vaciaban los contenedores robados y los pintaban para hacerlos pasar como propios y reubicarlos en otros emplazamientos.

En el operativo se ha detenido a cuatro miembros de la organización e imputado a uno en Manises (Valencia), cuatro detenidos en Atarfe (Granada) y otro imputado en Madrid.
En los registros de las naves industriales, se han incautado cerca de 60 toneladas de ropa robada, cinco contenedores robados y que estaban siendo pintados para utilizarlos ilegalmente, herramientas como taladros para fracturar los candados de los contenedores originales y pegatinas para los contenedores que simulaban ser de empresas.
En un comunicado la policía ha informado de que una llamada a la comisaría de Alzira (Valencia) alertó, en marzo del año pasado, de que dos individuos a bordo de una furgoneta estaban robando ropa de varios contenedores ubicados en la vía pública.
Una patrulla de la Policía Nacional interceptó la furgoneta y detuvo a sus dos ocupantes como presuntos autores de robo con fuerza. Dos meses más tarde, otra patrulla detuvo a otras dos personas que transportaban más de una tonelada de ropa también presuntamente sustraída en las localidades valencianas de Alzira, Algemesí y Benifaió.
Enviaban toneladas de ropa robada a Marruecos
Paralelamente, los investigadores lograron ubicar una nave industrial de Manises (Valencia) que servía como primer centro de almacenaje de la ropa usada robada del interior de los contenedores, principalmente de la Comunidad Valenciana, pero también en ocasiones de Castilla-La Mancha.
Los agentes también descubrieron que tres personas serían las encargadas del control dicha nave. Estos individuos también se encargarían del robo físico de los contenedores, que completaban en cuestión de minutos, siguiendo rutas establecidas.
En ocasiones, los miembros del grupo organizado robaban además de la ropa el contenedor y llegaban a utilizarlo como propio; es decir, lo pintaban de un color característico, le adherían pegatinas y lo situaban en diferentes calles, sin contar con ningún tipo de permiso municipal.
Cuando la nave de Manises se llenaba de ropa, un camión de transporte trasladaba la mercancía a otros dos almacenes sitos en la localidad de Humanes (Madrid).
Finalmente, toda la ropa robada era trasladada de los tres almacenes del primer nivel hasta una nave industrial en Atarfe (Granada), donde se clasificaban todas las prendas sustraídas. Desde este centro logístico, controlado por dos hermanos, toneladas de ropa eran enviadas a Marruecos, destino final.