Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una compleja operación médica le devuelve a un niño el intestino que no tenía

Milagros como el que le ha permitido al pequeño Álex empezar a vivir. Una nueva y arriesgada cirugía ha creado para él el intestino que no tenía. Y hoy, con nueve años, Álex puede, por fin, comer. Alex sonríe a la vida porque la vida le ha cambiado. Poco después de nacer, una enfermedad le dejó sin intestino delgado y le condenó, durante 7 años, a conectarse a una máquina para alimentarse. Tenía que estar 14horas conectado. Alimentos en vena que, poco a poco, fueron dañándolas. Alex ya sólo tenía dos arterias sanas. El riesgo aumentaba. El daño en el hígado que ello provoca y que, a largo plazo, sin comer por boca, puede acabar en un trasplante hepático e intestinal. Sin más opciones, probaron una cirugía, de riesgo, sin precedentes en el mundo. Alargar la única parte sana… el duodeno. Se ha duplicado la longitud duodenal y por tanto, la capacidad asertiva de ese intestino. Ahora tiene el doble de superficie para absorber alimentos. Han creado un intestino para que Alex pueda comer, para que, a sus nueve años, pueda empezar a vivir, una vida normal.