Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La obesidad infantil, una epidemia para los niños españoles

La obesidad infantil, una epidemia para los niños españolescuatro.com

El crecimiento de la obesidad infantil en los países desarrollados es un factor muy preocupante. Los expertos en nutrición alertan sobre los peligros para la salud que puede acarrear el sobrepeso en niños y en la importancia de detectarlo a tiempo para ponerle remedio y evitar problemas futuros.

Según el Estudio Aladino del Ministerio de Sanidad, la obesidad infantil es un problema de salud pública mundial ya que el exceso de peso puede estar directamente relacionado con otras enfermedades, tanto en la niñez como en la vida adulta.
Hay varios factores que pueden provocar el sobrepeso, pero hay dos que se repiten en la gran mayoría de los casos: los malos hábitos en la alimentación y la falta de actividad física.
Los trabajos de oficina, la tecnología y las nuevas formas de ocio y transporte han provocado que nuestro estilo de vida sea mucho más sedentario. Ahora, más que nunca, sería necesario que dedicáramos al menos una hora al día a realizar ejercicio físico.
El sedentarismo es preocupante, pero la mala alimentación lo es aún más. El Estudio Aladino, que ha analizado a 10.899 niños españoles de entre 6 y 9 años, concluye que el 39,1% de los niños desayuna galletas, y el 12,3% elige la bollería industrial para la primera comida del día. Estos datos, unidos a que, según datos recientes, un 23,2% de los niños sufren sobrepeso y un 18,1% se consideran obesos, han levantado las alertas.
Las cifras asustan, y no es para menos, ya que el abuso de la bollería industrial está directamente relacionado con el aumento de peso de los niños.
¿Puede un menor obeso ser un adulto sano?
Una mala alimentación puede desembocar en graves enfermedades que pueden tener consecuencias durante la edad adulta. El niño que no ha aprendido a comer de forma sana durante su infancia, es difícil que lo haga durante el resto de su vida.
Abusar de la comida precocinada, saltarse alguna de las cinco comidas diarias recomendadas, consumir productos elaborados con grasas saturadas o recurrir a la bollería industrial es un error que se paga muy caro.
Todo esto, además, sumado a la carencia de actividad física, rompe el equilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico.
El objetivo primordial de la lucha contra esta epidemia es lograr el equilibrio calórico y conseguir que se mantenga a lo largo de toda la vida.
¿Qué consecuencias puede tener el sobrepeso infantil en su edad adulta?
Hay algunas consecuencias del sobrepeso y la obesidad infantil que, muchas veces, no se manifiestan hasta la edad adulta, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la artrosis y ciertos tipos de cáncer.
De todos modos, hay que ser conscientes de una cosa. El niño puede estar en su peso ideal y, sin embargo, no estar sano. La obesidad infantil es una enfermedad emergente, pero no sólo los kilos son importantes, también el estado de la salud cardiovascular.
¿Cuándo puede considerarse que un niño sufre obesidad?
La obesidad es la acumulación excesiva de grasa corporal que supone un riesgo para la salud. En el caso de los niños, se puede calcular teniendo en cuenta varios factores. Aunque lo mejor es consultar al pediatra, para que tenga en cuenta las particularidades de cada paciente, hay una fórmula que calcula el peso ideal de un niño de entre 2 y 5 años de edad de forma aproximada.
Multiplica la edad del niño por 2 y al resultado súmale 8. No es un método exacto pero nos ayuda a hacernos una idea. Sin embargo, lo aconsejable es acudir a un profesional.