Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La obesidad, culpa de nuestros genes

Engordar no es solo cosa de una mala alimentación y poco ejercicio. La mitad del problema es de nuestros genes. Por desgracia, hay quien está condenado a vivir eternamente a régimen por un gen que han descubierto científicos de Chicago y Sevilla. Este hallazgo es importante porque durante ocho años se ha culpado a otro gen. Pero entre ranas, ratones y estos peces ya se sabe que es Iroquois el gen que establece la predisposición a engordar en todos los seres vivos. Ahora se podrá investigar si la mutación de ese gen hace comer más o engordar más comiendo lo mismo.