Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los nuevos parquímetros de Madrid permitirán renovar el ticket desde el móvil

Ana Botella, alcaldesa de MadridEFE

El nuevo sistema del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en el que trabaja el Ayuntamiento de Madrid permitirá renovar el ticket desde el teléfono móvil, sin tener que bajar a cambiarlo, según ha adelantado la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en una entrevista en la Cope.

La primera edil ha avanzado este dato después de conocerse que los parquímetros madrileños tendrán en cuenta a partir de 2014 nuevas variables para establecer la cantidad a pagar, como la tecnología del vehículo, la antigüedad y la zona de ocupación.
De este modo, se establecerán bonificaciones o penalizaciones en la cantidad a abonar en función del grado de apuesta del vehículo por el medio ambiente, que vendrá determinada por factores como la tecnología (si es diesel, gasolina) o la ocupación de la zona pero no por otros elementos como la contaminación atmosférica.
Para hacer viable este nuevo sistema del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), los conductores deberán introducir su matrícula en el parquímetro. Para ello el Ayuntamiento de Madrid cruzará datos con la Dirección General de Tráfico (DGT) con el fin de conocer toda la información relevante sobre antigüedad y tecnología del vehículo.
Botella ha rechazado que el nuevo sistema penalice a los coches más antiguos apostillando que el parque automovilístico madrileño es todavía "muy joven". Por otro lado, la alcaldesa ha rechazado tajantemente la posibilidad de cerrar la ciudad al tráfico en determinadas circunstancias, como ocurre en Londres, por ejemplo, ya que sería algo que iría "en contra del carácter" de Madrid como capital abierta.
"Sería discriminatorio, no se me ocurriría", ha declarado tras subrayar que los ciudadanos que viven dentro de la ciudad no suelen utilizar el coche sino el transporte público y que quienes hacen uso del automóvil privado son los que vienen de fuera de la ciudad a trabajar, un millón de personas aproximadamente.