Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo desahucio paralizado

En la calle, la plataforma Stop Desahucios pide que no desahucien a María. Porque su caso es especial, padece sensibilidad química y el olor a perfume, el maquillaje o incluso la luz pueden paralizar su cuerpo. Por eso, perder su piso, del que lleva un año sin salir, significa estar expuesta a un dolor continuo. Dejó de pagar el alquiler en 2013. La enfermedad, que le detectaron a los 24 años, le impidió trabajar pero nunca le han reconocido estar enferma y le han denegado la ayuda social de 400 euros. Su desahucio ha sido paralizado pero aún ha de seguir luchando.