Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentran a cuatro “niños salvajes” en un apartamento en París

Encuentran a cuatro “niños salvajes” en un apartamento en Paríscuatro.com

Tres “niños salvajes” de 6,5 y 2 años, además de un bebé de dos meses han sido descubiertos en un apartamento del barrio parisino de La Courneuve (al norte de la capital francesa). Los niños vivían recluidos desde su nacimiento en una pequeña habitación y nunca habían salido a la calle. Presentaban problemas de desarrollo y apenas podían hablar y andar.

Los niños fueron descubiertos en febrero por la policía después de que un hospital advirtiera de que una madre había llevado a un bebé de dos meses y había indicado que sus hijos vivían “todos en una habitación” del apartamento familiar en un barrio desfavorecido de Seine-Saint-Denis, informa el medio RTL.
El apartamento “no estaba muy limpio ni ordenado pero no era un vertedero”, ha explicado la fuente citada por RTL. No había camas pero sí colchones individuales, pero no se apreciaba una sola señal de que hubiera niños viviendo allí, precisa la fuente. Se ha abierto una investigación judicial por malos tratos a menores y los padres han sido detenidos.
Calificados de “niños salvajes”, los dos niños mayores sufren “una especie de autismo”, se expresan con onomatopeyas y presentan dificultades para caminar. La investigación señala que los niños no habían salido nunca a la calle y que los vecinos no los habían visto nunca. “Ninguno de ellos había sido escolarizado o vacunado ni tampoco les había visto un médico”.
El padre, de 33 años, y la madre, de 27, ambos originarios de la India, no trabajan y viven de las ayudas sociales por sus hijos. Además, parecen “no ser conscientes” de la situación. Podrían enfrentarse a una condena de 7 años de cárcel y 100.000 euros de multa.