Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Niños débiles por el exceso de protección de sus padres

Los niños están creciendo con el "yo no puedo" incorporado porque sus padres se dedican a ayudarles en todo. En su afán por facilitarles la vida y que no pasen por las dificultades que ellos tuvieron que atravesar, los progenitores excesivamente protectores están generando niños débiles, poco resolutivos y con escasa tolerancia a la frustración. Estos ya reciben el nombre de 'generación blandita'. Los especialistas en educación piden a los padres que den más autonomía a sus hijos. Un ejemplo se encuentra en una cadena de colegios de Estados Unidos, donde se enseña a los alumnos la importancia de educar el carácter.