Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El niño poseído por las motos

No hay nada como la primera vez que alguien experimenta algo nuevo aunque unos lo expresan con más efusividad que otros.

Un niño de dos años es el ejemplo de aquellos que no puede contener su emoción. Cuando el menor presencia su primera carrera de motos, se queda literalmente con la boca abierta, incapaz de decir nada. Una imagen que se ha convertido en todo un fenómeno en la red donde ha recibido ya más de 40 millones de visitas.