Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con 10 años lo encierran en una cárcel de mayores por matar a una anciana de 90

niño asesino,niño mata a golpes a anciana,Tristen Kurilla,Pensilvania,cárcel para adultoscuatro.com

Tristen Kurilla, estudiante de 10 años, acusado de matar a golpes a una anciana de 90 llora constantemente, tiene miedo y echa de menos a su madre en la prisión de adultos en la que está recluido a la espera de juicio. El niño confesó haber matado a la mujer golpeándola con un bastón, porque esta lo regañó a gritos por entrar en su habitación.

Los abogados de Tristen Kurilla piden que el niño, acusado de homicidio doloso por un tribunal de Pensilvania, sea trasladado a un correcional de menores, según ha publicado el portal del periódico NYdaily.
El niño admitió el pasado octubre haber golpeado a Helen Novak, de 90 años de edad, una señora que cuidaba su abuelo, con un bastón de madera en la garganta y estómago, según la declaración jurada de la policía del Condado de Wayne.
Kurilla le dijo a la policía que él estaba enfadado con Novak, porque ella le había gritado cuando entró a su habitación. Él dijo que quería hacerle una pregunta.
Janine Edwards, fiscal de distrito del condado de Wayne, dijo que la ley de Pensilvania obliga a que "el fiscal presente un cargo de homicidio doloso directamente ante la corte de adultos, independientemente de la edad del autor del crimen", porque un niño con esa imputación no será aceptado en un tribunal de menores.
Sus abogados, sin embargo, piden que su caso sea trasladado y juzgado por un tribunal de menores. Además de que este periodo de espera antes de que se celebre el juicio Kurilla permanezca en un correcional juvenil.
El niño que permanece encerrado desde finales de octubre en una prisión para adultos, aunque separado de los otros reos, asegura que es muy duro y que Kurilla "tiene miedo, está solo y echa de menos a su madre." 
Recientemente, el niño pudo recibir la visita de su madre, sin una mampara de cristal, por lo que pudo abrazarlo, dijo el abogado de la Fiscalía.