Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de cinco años combate el cáncer disfrazado de superhéroe

Un niño combate el cáncer como un superhéroecuatro.com

Harley Renshaw, de cinco años, se ha creado su propia máscara de superhéroe para combatir un tipo de cáncer agresivo. El pequeño padece un neuroblastoma que le afecta al riñón, cuello, sus huesos y los pulmones. Harley pidió a los médicos decorar la máscara de protección médica que llevaba y hacer que se pareciera a la de un superhéroe. La ilusión del chico le ha valido un galardón que le ha otorgado la asociación 'Investigación del Cáncer de Reino Unido'.

Un niño de cinco años crea una máscara de superhéroe para ayudarse a soportar los tres meses de tratamiento para combatir una rara tipología de cáncer. Harley Renshaw ha elegido ser una 'tortuga ninja' mientras combate la enfermedad, la cual le afecta al riñón, el cuello, pulmones y sus huesos. El niño pidió a los médicos del hospital poder decorar su máscara de protección médica, algo que los dejó sorprendidos y admirados.
La asociación de Investigación del Cáncer de Reino Unido ha otorgado un galardón al pequeño por la original manera de combatir el cáncer. "No podríamos estar más orgullosos de nuestro chico. Ha tenido que soportar mucho, pero coge todo y sigue para adelante. Es pura inspiración y él es su propio superhéroe", asegura la madre del pequeño, Stacey, según recoge el Mirror.
El pequeño fue diagnosticado con un neuroblastoma, una tipología de cáncer muy agresiva, y ha estado durante ochenta días con un tratamiento de quimioterapia intensivo además de una operación quirúrgica para quitarle el tumor de su riñón. También ha estado 14 días con sesiones de radioterapia y todavía le quedan cinco meses de tratamiento, algo que no desanima al pequeño.
"Cuando nos dijeron el diagnóstico de Harley, estábamos en estado de shock. Todo nuestro mundo se derrumbó y estábamos aterrorizados. Pero ni una vez escuchamos a Harley quejarse por el tratamiento. El personal del hospital estaba sorprendido del comportamiento que tuvo durante la radioterapia", asegura la madre del pequeño.