Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autopsia de la niña de Ripoll confirma que murió ahogada

La autopsia ha certificado que la niña que murió el viernes en Ripoll falleció ahogada, ya que se ha encontrado gran cantidad de agua en sus pulmones. La madre de la niña ha hablado en exclusiva para Mediaset, señalando: “Mi hija estaba sola en la piscina, no había alrededor nadie que la vigilara en ese momento”.

El padre de la niña, por su parte, intuye que alguien no estuvo suficientemente pendiente de los niños durante la actividad extraescolar en la que Mireia perdió la vida.
Aun no se sabe qué pudo fallar, ya que en ese momento se encontraban cinco profesores, cuatro monitores y dos personas de mantenimiento, cumpliendo con la normativa de la Unión Europea.
Según la ley, en las salidas escolares con menores de seis años, debe haber un adulto por cada ocho o diez niños. En este caso, había uno por cada siete.
Un día después de perder a su hija, el padre hablaba para Mediaset en un testimonio desgarrador en el que reconocía que no sabían qué pudo pasar con Mireia y exigía que se les informara de todo lo relacionado con su muerte.
Los hechos sucedieron en la localidad de Ripoll, en Girona, cuando la menor estaba con sus compañeros realizando una clase de natación. Al acabar la actividad los monitores se dieron cuenta de que faltaba un niño al acabar la actividad, encontrando posteriormente el cuerpo sin vida de Mireia.