Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le diagnosticaron una infección ocular pero perdió un ojo por un tumor en la retina

Una niña de dos años pierde un ojo por un tumor en la retinaFacebook.com/TeamMcKinleyRecovery

McKinley Norton ha perdido un ojo después de que los médicos le diagnosticaran erróneamente una infección ocular. Un especialista, después de varias visitas a médicos, le diagnosticó Retinoblastoma, un tumor canceroso que se desarrolla en la retina. La pequeña, de dos años, se está sometiendo a quimioterapia y le han implantado una prótesis ocular.

La madre de McKinley Norton, de Oklahoma (Estados Unidos) comenzó a preocuparse por el estado de salud de su pequeña de dos años cuando comenzó a caminar de lado. Tras percatarse de este hecho, acudió al pediatra, quien le diagnosticó, erróneamente, una infección ocular.
“Pensé, algo está pasando. Ella camina con su lado izquierdo” ha contado la madre, como recoge Fox News.
Después de numerosas visitas al médico, la madre acudió junto a la pequeña a la consulta del Dr. Ashley Baker, donde el doctor descubrió que la niña tenía un tumor que le había provocado que perdiera la visión en el ojo izquierdo y se había extendido al nervio óptico. El diagnóstico fue Retinoblastoma, un tumor canceroso en la retina.
La niña se encuentra en tratamiento para superar la enfermedad, como ha narrado su madre en las redes sociales a través de la página de apoyo ‘Team McKinley’: “Ha respondido a esta ronda de quimioterapia mejor que la primera, gracias a todos por sus oraciones”.
McKinley Norton se sometió recientemente a la sexta sesión de quimioterapia y le han puesto una prótesis ocular del que se está adaptando.
En Estados Unidos, se diagnostican 300 casos cada año y en mitad de los casos es hereditario.