Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La caja negra confirma que el tren circulaba a 190 km/h al entrar en la curva

Las conversaciones grabadas en la caja negra del Alvia que descarriló en las inmediaciones de Santiago de Compostela confirma que el tren circulaba a 190 km/h, según informa La Voz de Galicia. El maquinista, Francisco José Garzón Amo, que permanece ingresado y bajo custodia policial prestará este viernes declaración ante el juez.

La caja negra del tren siniestrado ha confirmado lo que ya reconoció el propio maquinista, que circulaba a 190 km/h en un tramo en el que el límite era de 80 km/h. Lo que ahora intentan dilucidar las investigaciones abiertas es por qué el tren entró en la fatídica curva a más del doble de la velocidad permitida.
Este viernes, el maquinista será interrogado por la policía y por el juez. Francisco José permanece ingresado en el hospital Clínico de Santiago bajo custodia policial.
Según informa La Voz de Galicia, las primeras investigaciones apuntan a que el tren circulaba a 200 km/h en el tramo previo a la curva, respetando la velocidad de esa zona. Pero el maquinista no logró disminuir apenas la velocidad y las investigaciones intentan desvelar qué ocurrió, si fue un error del maquinista o un fallo de la técnica.
Además, en las transcripciones de las conversaciones entre la máquina ferroviaria y la sala el maquinista reconoce el exceso de velocidad mientras afirma “la he jodido” y se lamenta “me quiero morir”, consciente de la magnitud de la tragedia.