Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las navidades son una época que propicia las recaídas para quienes se están desintoxicando, según un experto

Las navidades son una época que propicia el consumo de sustancias y puede llegar a ser muy peligrosa para aquellas personas que se encuentran en proceso de desintoxicación, según ha señalado el médico psiquiatra especialista en adicciones de la Clínica Nuestra Señora de La Paz de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, Jaime del Corral.
Este especialista también ha explicado que "tiene que ver más con la psicología de grupos que con aspectos individuales", ya que, en estas fechas, se crea un clima generalizado de celebración y de excesos, "que genera un efecto de contagio mutuo y conduce al consumo de sustancias", aunque factores individuales como la sobrecarga emocional son también muy importantes.
El porcentaje de recaídas es muy variable dependiendo del tipo de tratamiento empleado, "cuanto mayores son los medios, mayor es el porcentaje de éxito, que puede oscilar desde un 5 por ciento en un tratamiento convencional en consulta, hasta un 50 por ciento de éxito en un programa dotado de muchos medios como el que desarrollamos en la Unidad de Patología Dual", ha indicado del Corral.
Las recaídas son muy comunes en el proceso de rehabilitación de un adicto debido a que, según afirma el doctor, "no es sólo un impulso de consumir drogas, sino también todo un entramado de justificaciones y motivaciones para consumir. Esto hace que, cuando se rehabilitan, transformen sus fuentes de estrés o de malestar personal en justificaciones para volver a consumir, que es lo que más dificulta el proceso de deshabituación".
El psiquiatra resalta que en esta época se produce una exaltación de emociones muy diversas que producen estados emocionales intensos y favorables al consumo de drogas. También influyen las celebraciones familiares que concentran un gran número de personas con lazos emocionales más o menos intensos que en muchas ocasiones no se ven juntas a lo largo del año y, además, en contextos de consumo de alcohol, lo que provoca una importante desinhibición.