Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Preparados para que una nave espacial rusa caiga sobre la tierra

La nave Progress, uno de los grandes orgullos de la industria aeroespacial rusa con un historial intachable de 35 años con un único accidente, hoy es protagonista. En unas horas sin que nada se haya podido hacer se estrellará contra la Tierra. Todavía no se sabe a ciencia cierta dónde, según el Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial muy posiblemente en aguas del Océano Pacífico. El Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia perdió el control del carguero hace diez días después de que éste quedara situado en una órbita errónea y dejara de enviar datos a la Tierra. Todos los intentos por retomar el control de la nave automática, que debía llevar a la Estación Espacial Internacional cerca de 2,5 toneladas de suministros -combustible, oxígeno, alimentos y equipos científicos-, han resultado infructuosos. Será inevitable pero según la corporación espacial fabricante no debe cundir el pánico porque no representa peligro alguno ya que la mayoría de sus partes se quemarán al entrar en contacto con la atmósfera. El impacto está fijado para las 22:30 hora española. Así que, cuando anochezca en España, siga mirando arriba. Entre las estrellas puede que vea caer fragmentos desde el espacio.