Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 2.000 musulmanes de Europa y África se reúnen en Melilla en el mayor encuentro de la corriente islámica sufí

El centro religioso de Melilla Zawiya Tareka Alawiya, perteneciente a la corriente islámica sufí, ha acogido el principal acto de la peregrinación con motivo del encuentro religioso que se ha celebrado en Melilla esta semana, con la asistencia de entre 2.000 y 2.500 personas, venidos de distintos puntos del norte de África y de Europa como Fez, Marrakech, Agadir, Casablanca, Tánger, Málaga, Granada, Londres, Bruselas o París.
A pregunta de los periodistas, Abdelkader Mohamed Alí, colaborador de la Zawiya Tareka Alawiya situada en el Cerro de Palma Santa, ha admitido que este año ha percibido una menor asistencia en relación a años anteriores, y ha subrayado que "es indudable" que ha influido en ello los mayores controles que se producen en Marruecos por las protestas sociales que se llevan a cabo en la capital del Rif, Alhucemas.
El acto de este sábado por la noche contó con una nutrida representación de las autoridades melillenses, como el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura; el jefe superior de Policía; el Coronel-Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil y el Coronel de Estado Mayor, entre otras autoridades. Las autoridades han dado la bienvenida a todos ellos y les han agradecido su mensaje de paz.
En este sentido, en la gran oración los asistentes elevaron sus plegarias al cielo y claman por la paz en el mundo y por el fin de los males que aquejan a la humanidad. Durante la noche, los peregrinos, ataviados con chilabas blancas y llamativos collares, rezaron el Corán e intercambian reflexiones sobre la paz, el fin del terrorismo o los conflictos bélicos.
Mientras los hombres enseñaron a los jóvenes a conocer los textos sagrados y la figura del santón Sied Mohamedi que reposa en el interior de la Zawiya, las mujeres y los pequeños, en otra habitación, elevaron sus plegarias al santísimo. Al término del rezo comunitario, los asistentes compartirán una cena.