Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los musulmanes de España condenan los atentados en Egipto y Turquía y piden esforzarse para detectar brotes de odio

La Comisión Islámica de España (CIE) ha condenado enérgicamente los atentados "criminales y desalmados" perpetrados este pasado fin de semana en Egipto y Turquía y piden el esfuerzo de todos para detectar cualquier brote de odio, especialmente, contra los cristianos.
"Todos debemos realizar nuestros esfuerzos para detectar cualquier brote de odio, rencor o intento de desestabilizar nuestras sociedades, porque también es nuestro deber proteger a todos nuestros convecinos y conciudadanos, y especialmente a nuestros cristianos", subraya el presidente de la CIE, Riay Tatary, en un comunicado al que ha tenido acceso Europa Press.
Según precisa Tatary, los ataques terroristas, "criminales y desalmados, con cruel desprecio a la vida humana, con intención política para desestabilizar la vida pacífica" vuelven a golpear, en Egipto, Turquía, y otros lugares, dejando "conmocionados" a todos.
Desde la CIE muestran su "más enérgica repulsa y condena" a estas "acciones asesinas" y expresan su solidaridad con los pueblos egipcio y turco con quienes se sienten "hermanados" independientemente de las convicciones religiosas.
En este sentido, trasladan sus más sentidas condolencias por las víctimas, entre las que se encontraban, según recuerdan, miembros de las fuerzas de seguridad "en el honroso cumplimiento de su deber" en las inmediaciones del campo de fútbol del Beikta en Estambul, y fieles de la iglesia de San Pedro y San Pablo, adyacente a la catedral de San Marcos, en El Cairo, "hermanos absolutamente víctimas inocentes, ajenas al odio criminal violento de terroristas despiadados que pretenden sembrar la discordia entre conciudadanos hermanos".
También instan a rechazar "las pretendidas reivindicaciones de los asesinos" que "siembran el terror y la muerte" y animan a esforzarse para detectar brotes de odio.
Finalmente, piden a Dios para saber "discernir la amenaza" y aseguran su "apoyo" a las autoridades y fuerzas de seguridad en su implicación con la necesaria cooperación internacional, con el objetivo de "construir un mundo mejor para todos los hombres y mujeres de toda convicción y nacionalidad".