Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mujeres, las más aptas para reconocer a la gente

Las mujeres, las más aptas para reconocer a la genteGtres

Las mujeres tienen más capacidad para reconocer a las personas que los hombres, según ha sugerido un nuevo estudio que explica que el motivo se debe a que las mujeres invierten más tiempo observando las facciones de las personas con las que hablan, y luego tienen más facilidad para recordar el rostro

Para llegar a esta conclusión los investigadores analizaron el patrón de visión y reconocimiento facial de 40 hombres y 40 mujeres, mediante una moderna tecnología que grababa el movimiento del ojo para así registrar los puntos donde se fijaba.
Cada rostro que los participantes del estudio debían reconocer, tenía asociado un nombre y eran mostrados de forma aleatoria en una pantalla. Los resultados demostraron que la mayoría de las mujeres recordaban mejor los nombres de las caras.
"La manera en que dirigimos nuestra mirada por el rostro de una cara nueva afecta a nuestra capacidad para reconocer a ese individuo después", explica la investigadora Jennifer Heisz, de la universidad canadiense de McMaster, coautora del estudio junto a los académicos de psicología David Shore y Molly Pottruff.
La investigadora explicó a la BBC que "tanto los hombres como las mujeres nos fijamos en los ojos, la nariz y la boca. La diferencia está en el número de veces que nos fijamos en cada uno de esos rasgos: dentro de un límite de tiempo concreto, de cinco segundos, las mujeres hicieron más movimientos con los ojos hacia la cara nueva que los hombres”. Por el contrario, según la investigadora ellos "centran más tiempo su atención en un punto, en lugar de hacer un rastreo por toda la cara".
Esta diferencia de cómo dirige la mirada cada sexo, provocó posteriormente esa mayor o menor facilidad para recordar la 'identidad' del rostro. Al mismo tiempo, se comprobó que las mujeres que tendían a mirar de 'una forma masculina', también recordaban con dificultad el rostro.
"Encontramos que las mujeres se fijan en los rasgos mucho más que los hombres, pero los individuos normalmente no saben en qué se fijan sus ojos, así que es todo subconsciente", explicó la investigadora, que también comentó que su equipo no era capaz de explicar por qué sucedían estas diferencias entre sexos.
"Podría ser porque las mujeres están más interesadas en la interacción social, pero esto es pura especulación, hay que investigar más", comentó Heisz.
Gracias a este estudio, según los investigadores, se abre la posibilidad de aprender a rastrear más las facciones y por lo tanto desarrollar una buena memoria. Se trataría de una terapia especialmente útil "para los individuos con deficiencias de memoria, como las personas mayores", apuntó Jennifer Heisz.