Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 30 mujeres han fallecido en 2017 por violencia de género, 8 más que hace un año, y se investigan 2 casos más

Un total de 30 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año, ocho más que en el mismo periodo de 2016, y se están investigando dos casos más, uno en Redondela (Pontevedra) y otro en Mogán (Las Palmas), según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad actualizados a 3 de julio.
La última actualización de las cifras se corresponde con la víctima de Mogán de fecha 30 de junio, la cual no tenía ni hijas ni hijos menores de edad, y que se encuentra en investigación.
De las 30 víctimas mortales, un total de cinco (16,7%) había denunciado al agresor, y en un caso (3,3%) la denuncia había sido presentada por otros.
Además, cinco víctimas solicitaron y obtuvieron medidas de protección, y en cuatro (13,3%) de los casos éstas estaban en vigor cuando se cometió el crimen. En dos (6,7%) de los casos se produjo un quebrantamiento de las medidas, y en ambos fue con consentimiento de la víctima.
Asimismo, un 60 por ciento de las víctimas tenía entre 31 y 50 años y el mismo porcentaje convivía con su agresor. En el 66,7 por ciento de los casos la víctima era española.
En cuanto al maltratador, un 66,7 por ciento eran españoles, y un 56,7 por ciento se encuentra en la franja de edad de los 31 a los 50 años. De ellos, cinco se quitaron la vida tras cometer el crimen y otros ocho lo intentaro.
Junto a ello, un total de seis menores han perdido la vida a causa de la violencia de género frente a un menor fallecido en todo el año anterior, con datos a 2 de junio de este año. La última actualización de las cifras de menores corresponde con el caso de Arcos de la Frontera (Cádiz).