Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una de cada tres mujeres en Europa ha sufrido violencia física o sexual

El 22 por ciento de las españolas confiesa haber sufrido alguna vez en su vida un episodio de violencia física o sexual y un 4 por ciento ha sufrido este ataque en el último año, según una encuesta de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), que presenta a España entre los países con niveles más bajos de este tipo de violencia.

Los autores del estudio explican que los resultados apuntan a una menor incidencia en los países mediterráneos que en los del norte, pero advierten de que las razones pueden ser diversas, desde una mayor apertura a abordar estos casos en las "sociedades más igualitarias" hasta un factor cultural, que hace más difícil que las mujeres confiesen en su entorno lo vivido por considerar que se trata de algo "privado".
La portavoz de la agencia europea Blanca Tapia recuerda, además, que en los países del norte de Europa las mujeres han estado "expuestas a mayor riesgo" de violencia en el trabajo y en su día a día porque llevan más tiempo incorporadas al mercado laboral, acostumbradas a salir y a tener varias parejas. Un estilo de vida al que las españolas que ahora tienen entre 50 y 60 años "aún no han llegado".
El informe, realizado a partir de entrevistas personales a 42.000 mujeres de entre 18 y 74 años, muestra que a escala europea es el 33 % de las mujeres, es decir, unas 62 millones de europeas, las que han sido víctimas de violencia física o sexual en algún momento desde que cumplieron los 15 años. La cifra se reduce al 8 % si se refiere al último año, una tasa que dobla el 4 % confesado por las españolas.
En el 13 % de los casos de violencia física o sexual vivido por las españolas, el autor de la agresión fue su propia pareja, frente al 22 % de la media de la Unión Europea, en donde un 5 % del total de encuestadas afirman haber sido víctima de una violación en su vida.
En cuanto a los ataques psicológicos, España también se coloca por debajo de la media comunitaria con un 33 % de mujeres que afirman haber sido víctimas de este tipo de violencia por parte de sus parejas alguna vez en su vida, frente al 43 % de europeas que responden lo mismo.
La encuesta también se ha fijado en la infancia y recoge que el 11 % de las españolas y el 12 % de las europeas han sido víctimas de violencia sexual antes de cumplir los 15 años; mientras que un 30 % de españolas y un 35 % de europeas indican que sufrieron este tipo de abusos o violencia física o psicológica siendo niñas.
Las jóvenes, más expuestas
La llegada de las nuevas tecnologías y el avance en las comunicaciones también ha influido en la fotografía de la violencia que realiza este estudio, en el que, por primera vez, se observa que son "las chicas más jóvenes de entre 18 y 29 años" las más "expuestas", debido a una mayor presencia en las redes sociales, medios de comunicación y el uso de mensajes instantáneos. "Los acosadores tienen más medios", advierte Tapia.
Según la encuesta, el 2 % de las españolas y el 5 % de las europeas ha sufrido algún tipo de 'ciberacoso' en su vida; un porcentaje que se reduce al 1 % de españolas y 2 % de europeas si se les pregunta por un episodio de este tipo vivido en el último año.
El informe presentado por FRA no solo denuncia que las mujeres europeas "sufren violencia de género en todos los ámbitos de su vida", dice Tapia, sino que apunta la necesidad de que los gobiernos europeos tomen medidas para atajar el problema.
Para ello, los expertos comunitarios señalan la necesidad de mejorar y armonizar la recogida de datos sobre violencia contra las mujeres para definir mejor la respuesta y reclaman a los gobiernos europeos que consideren la violencia en el hogar como un "grave problema de interés público", y no una cuestión de índole privada.
También abogan por una mejor formación del personal que ofrece los servicios y atención a las víctimas, desde la Policía hasta los profesionales sanitarios y piden que se revisen las legislaciones existentes para adaptar su "alcance" a nuevos ámbitos como Internet.